#Ciencia y tecnología

¿Cómo se ve la Tierra a 110 millones de kilómetros?

Osiris-Rex de la NASA tomó la fotografía días antes de entrar en la órbita del asteroide Bennu, donde aparece la Tierra como un punto lejano.

Por Redacción, 2019-01-11 15:22

México.-Una sonda espacial, que se acercaba a un asteroide, capturó una gran fotografía de la Tierra y muestra cómo se ve a 110 millones de kilómetros.

Osiris-Rex de la NASA tomó la fotografía días antes de entrar en la órbita del asteroide Bennu, en Nochevieja.

En la fotografía de larga exposición, publicada la semana pasada, el pequeño asteroide, de apenas 500 metros de largo, aparece en primer plano como una gran mancha brillante.

A 110 millones de kilómetros (70 millones de distancia), la Tierra aparece como un punto blanco y la Luna como un punto más pequeño, pero claramente visible.

Osiris-Rex es la primera sonda espacial en orbitar un cuerpo celeste tan pequeño y desde una distancia tan cercana: a unos mil 600 metros.

El próximo año, Osiris-Rex intentará reunir algunas muestras del asteroide rico en carbono para regresar a la Tierra en 2023.

Osiris-Rex fue lanzado de Florida, en 2016.

#Ciencia y tecnología

Telescopio ALMA capta nacimiento de sistema estelar binario

Las observaciones revelaron que en esta etapa temprana la nube ya contenía una estrella central “primaria” y otra “secundaria”, de gran masa, en proceso de formación.

Por Redacción, 2019-03-21 10:40

México, (Notimex).- Un grupo internacional de científicos observó mediante el telescopio ALMA, en Chile, el nacimiento de un sistema estelar binario masivo.

Los investigadores reportan en la revista “Nature Astronomy”, el avistamiento de una nube molecular en proceso de colapso y la formación de dos protoestrellas masivas que terminarán convirtiéndose en dicho sistema.

Aunque se sabe que la mayoría de las estrellas masivas tienen compañeras que orbitan a su alrededor, las causas de este fenómeno, hasta ahora, eran desconocidas. De acuerdo con la página de Internet de ALMA, el descubrimiento permitirá entender el nacimiento de esos cuerpos luminosos.

No se sabía si este tipo de astros estrellas nacían juntas a partir de un disco de gas giratorio en el centro de una nube en proceso de colapso, o si se unían en un cúmulo estelar.

Los científicos dirigidos por Yichen Zhang, del RIKEN Cluster for Pioneering Research, en Japón, observaron una zona incubadora de estrellas conocida como IRAS07299-1651, ubicada a unos cinco mil 500 años luz.

Las observaciones revelaron que en esta etapa temprana la nube ya contenía una estrella central “primaria” y otra “secundaria”, de gran masa, en proceso de formación.

Los avistamientos mostraron que ambas estrellas en formación están separadas por unas 180 unidades astronómicas (UA), cerca de 180 veces la distancia entre la Tierra y el Sol.

El documento señala que las dos estrellas, que se encuentran bastante alejadas, órbitan una alrededor de la otra en un período de casi 600 años y tienen una masa total de 18 veces superior a la del Sol.

“Es un hallazgo emocionante porque hacía tiempo que nos preguntábamos si las estrellas formaban sistemas binarios durante el colapso inicial de la nube incubadora o si lo hacían después”, dijo Zhang.

Agregó que sus observaciones muestran que la división en estrellas binarias sucede al comienzo, cuando aún están en su infancia”, agregó.

#Ciencia y tecnología

Enojarse beneficia al cerebro, señala especialista de la UNAM

El académico de la Facultad de Psicología de la máxima casa de estudios comentó que el enojo libera noradrenalina (hormona que aumenta la presión arterial y el ritmo cardíaco).

Por Redacción, 2019-03-21 10:32

México, Notimex.-El enojo es benéfico para el cerebro, ya que anula la parte más lógica y congruente de ese órgano para incrementar la actividad cardiovascular y respiratoria, señaló Eduardo Calixto González, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”, señaló que enojarse por 30 o 40 minutos resulta benéfico porque vuelve competitivas a las personas, pero cuando dura más de cuatro horas entonces se vuelve patológico y es nocivo para el cerebro.

El académico de la Facultad de Psicología de la máxima casa de estudios comentó que el enojo libera noradrenalina (hormona que aumenta la presión arterial y el ritmo cardíaco) y dopamina, al mismo tiempo que glutamato, además se da una disminución de los niveles de serotonina y vasopresina.

También afirmó que a diferencia del enamoramiento, este cambio neuroquímico se da de inmediato y logra que el individuo se prepare para la lucha o para la huida, donde se incrementan los procesos memorísticos inmediatamente.

“Al mismo tiempo, nos engañan con menor facilidad y atendemos con mayor detalle algunos objetos que en un momento dado no se darían”, comentó a UNAM Global. En la segunda etapa del enojo se da un incremento de los niveles séricos de cortisol, una hormona relacionada con el estrés, y el cambio de glucosa a nivel plasmático.

El cortisol buscará adaptar a los individuos bajo ciertas condiciones, y en consecuencia, el enojo es una respuesta funcional del sistema nervioso central, apuntó. Calixto González subrayó que el peor momento para pedir a alguien que se tranquilice es cuando está enojado y es un error decir “cálmate” porque se altera más.

“Un cerebro enojado lo que quiere es tener la razón y quiere escuchar que tiene la razón”, dijo. Después de los siguientes 30 o 35 minutos esta emoción debe autolimitarse. “Aquel que dura más tiempo enojado es porque está actuando o tiene un proceso de aprendizaje y le funciona estar enojado para obtener lo que quiere”, puntualizó el experto.

Agregó que cuando las personas son jóvenes el enojo resulta más fuerte y de mayor intensidad que después de los 35 o 40 años de edad, donde el sentimiento es más selectivo y se controla en un periodo de tiempo más corto.

#Ciencia y tecnología

Estudiantes del IPN convierten agua sucia en combustible

Alumnas del IPN desarrollaron un proyecto capaz de producir combustible limpio a partir de aguas negras y ríos contaminados.

Por Redacción, 2019-03-20 17:11

México.-La contaminación del agua es un problema grave en el mundo, millones de litros son contaminados diariamente debido al desperdicio de basura y otros contaminantes que dañan el medio ambiente. Es por eso que Jeimmie Gabriela Espino Ramírez y Lisset Dayanira Neri Pérez comenzaron a trabajar en un proyecto con el fin de aprovechar los efluentes de aguas negras y ríos contaminados.

Las dos estudiantes de Ingeniería Química Industrial del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un prototipo compuesto por un purificador y un electrolizador el cual puede ser portátil o fijo y puede ser utilizado en las zonas más marginadas del país.

Gimfi, que en lengua otomí significa “agua sucia”, tiene un filtro con capas de algodón, arena, carbón, mármol, grava y tezontle, cuya función es retener sólidos de gran tamaño y partículas orgánicas.

Este tipo de purificadores podrían generar su propio combustible a partir del agua residual, sólo bastaría con recolectar agua sin importar su grado de contaminación

Según las estudiantes, para generar el hidrógeno por electrólisis utilizan energía eléctrica, sin embargo harán las remodelaciones necesarias para que la energía la obtengan por medio de celdas solares y así, convertir el proyecto en un prototipo sustentable y de bajo costo.

El principal objetivo de Gabriela y Lisset es que el hidrógeno sea funcional, es decir, en lugar de quedar almacenado, pueda ser utilizado para alimentar estufas y hornillas.

Ambas estudiantes originarias del estado de Hidalgo, detallaron que con muestras recolectadas de diferentes zonas del estado como Tetepango, Mixquiahuala y Atitalaquia, entre otras, introducen 900 mililitros de agua contaminada en una botella de PET para obtener un líquido visiblemente más limpio en un lapso de 30 minutos.

El líquido obtenido con este procedimiento de filtrado, contiene una mayor cantidad de minerales que el agua potable al ser un residuo de efluente.

El prototipo fue desarrollado durante 3 años y las estudiantes planean patentar su proyecto.