México. OPINIÓN- El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) debería pensar dos veces si es conveniente que sea él quien presente la solicitud de consulta para enjuiciar a los expresidentes por presuntos actos de corrupción.

AMLO debería de entender el sentir de su pueblo y en reflexión profunda, responderse si en estos momentos de crisis sanitaria y económica, el interés de su pueblo está de verdad, en querer enjuiciar a los expresidentes.

Para la consulta solo se requerían de un millón 600 mil firmas (menos de los 2 millones de firmas que consiguió para fundar su partido) pero faltando un día para que se cumpla el plazo, Morena solo se recolectó la mitad, apenas 800 mil firmas, siendo optimistas tal vez alcancen el millón de firmas.

Esto significa un claro mensaje de "su pueblo", de que en estos momentos no es de su interés enjuiciar a los expresidentes, o no es tema tan urgente, como tal vez sí lo sea resolver sus problemas económicos, tener proyección de futuro y algo de certeza de que el próximo año habrá oportunidades reales de recuperación económica y empleos.

Si Andrés Manuel López Obrador (AMLO), decide no dar una correcta lectura a este mensaje que le está mandando el pueblo, y a pesar de ello envía a la Cámara alta la solicitud de consulta para enjuiciar a los expresidentes, quedará en evidencia política lo que ha venido reiterando desde que asumió el gobierno, de que "sea la gente la que decida" y que él en particular votaría por el no.

La realidad le está diciendo que la gente decidió por el NO pero él estaría a punto de concretar el SI. Sería un revés a su propio discurso y  en menoscabo de su  incuestionable poderío político y en  estos momentos, todo suma y todo resta.

MIRA EST0: AMLO pediría mañana al Senado consulta popular para enjuiciar a expresidentes

Este tal vez, sea el momento político más frágil o débil que ha vivido Andrés Manuel en sus casi dos años de gobierno, pues no solo está recibiendo este balde de agua fría al no conseguirse el millón 600 mil firmas, sino que además, tampoco se logró vender la totalidad de los cachitos de la rifa del avión presidencial. Del total de boletos solo se vendió el 69%, y eso con la "la ayuda" del propio gobierno federal quien tuvo que salir al quite y comprar, es decir, erogar dinero público para comprar los cachitos, cuyo dinero recaudado, en teoría por el pueblo, será destinado a temas de salud.

En política todo suma para bien o para mal. AMLO todavía está a tiempo de consolidar su 4t y no lo podrá hacer si no escucha y atiende lo que en estos momentos le está diciendo su gente.

Escuchar al pueblo ha sido una de las mayores virtudes del presidente, mal haría no escucharlo en este mensaje de NO interés por enjuiciar a los expresidentes, porque simple y sencillamente tienen otras preocupaciones más cercanas y angustiantes como garantizar los recursos económicos para seguir viviendo.

La realidad política le está mandando mensajes claros a AMLO de que algo no marcha de acuerdo a sus planes y proyecciones políticas. Dos reveses en un solo día y sumando.

Mañana 15 de septiembre será la rifa del avión presidencial y mañana mismo a las doce de la noche vence el plazo para meter la solicitud de consulta para enjuiciar a los expresidenes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.