Autoridades del estado y del municipio tendrán que presentarse este jueves 12 al Juzgado Sexto de Distrito y responder al amparo federal de la organización Guerreros Verdes que impide de manera provisional la remoción de la ceiba ubicada en la avenida Cuauhtémoc, por donde transitará el Acabús.

El amparo otorgó un tiempo provisional en el que ninguna de las autoridades podrá remover el árbol hasta que se verifique un proceso jurídico y un examen para su remoción, que podría llevar días o incluso meses, argumentó el ecologista Domitilo Soto en entrevista telefónica.

Dijo que serán el director de Ecología Municipal, Joel Tacuba Malabar y el asesor del gobierno del estado, Fernando Donoso Pérez quienes tendrán que comparecer ante el amparo que litigaron al rededor de seis abogados.

“Tendremos que aportar pruebas, en este caso, cada una de las partes. Se va a prolongar y no sé a cuanto puede llegar, puede durar seis meses o un año, no sé”.

Ante esto, el ecologista no descartó que el arranque “parcial” del sistema de transporte Acabús este 31 de mayo sea con la ceiba en su actual ubicación.

Entrevistado aparte, el director de Ecología Municipal, Joel Tacuba Malabar, confirmó que el amparo impide “tocar la ceiba hasta que se resuelva” el caso.

Este amparo, explicó en términos generales, implica “que las cosas se queden como están hasta que el juzgado resuelva definitivamente si la ceiba se queda en su sitio o si se remueve con la información que se proporcione” respecto a su cuidado y las garantías de que sobreviva en su nuevo hábitat.

Asimismo, dijo que al juez se le tendrá que informar sobre el estado actual del árbol.