A pesar de que fue creado por decreto del gobernador Rogelio Ortega Martínez, el ahora mandatario, Héctor Astudillo, dispuso su clausura y su desmantelamiento

El Complejo Cultural Guerrero dejó de funcionar pese que el ex gobernador Rogelio Ortega Martínez hizo un decreto para su creación, y para el que se invirtieron 5 millones de pesos. Este viernes se pudo constatar que las instalaciones del Complejo Cultural ahora son sólo para las actividades oficiales del gobierno del estado.

Aunque el gobernador Héctor Astudillo Flores advirtió en diciembre pasado que el Complejo Cultural sería utilizado nuevamente como Casa Guerrero, porque el inmueble no tenía muchos visitantes para actividades culturales, y era el único que reunía las características para actos con un considerable número de asistentes, dijo también que las actividades del Complejo no terminarían.

Este viernes se intentó hacer un recorrido por las instalaciones del Complejo Cultural, pero las puertas están cerradas. Ya no hay acceso libre al público, quien además de visitar las salas como la fonoteca, ludoteca, biblioteca y zonas de internet, podía recorrer las áreas verdes. Uno de los policías encargados de vigilar las instalaciones confirmó que el lugar fue cerrado, al igual que el acceso al público para cualquier actividad.

Las puertas de acceso uno, dos y tres, son vigilados por policías estatales, como usualmente se hacía con Casa Guerrero antes de la llegada Ortega Martínez como gobernador sustituto. La parte de afuera luce vacía, porque al no haber actividades de gobierno, no hay quien que acudan; sólo personal de seguridad se pudo observar desde la parte de afuera.

El cierre del Complejo Cultural Guerrero no fue por recursos económicos. La Secretaría de Cultura del gobierno del estado recibió para el ejercicio fiscal de este año 181 millones 80 mil 100 pesos, esto es 8 millones 152 mil 400 pesos más que el presupuesto que recibió para el ejercicio fiscal 2015. Tampoco se ha hecho un anuncio formal de las autoridades que justifiquen el cierre de las instalaciones, como tampoco se ha dado a conocer un decreto que le devuelva el estatus de residencia oficial del gobernador.

En el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Guerrero, con fecha del 28 de agosto del 2015, se informa sobre el decreto emitido por el entonces gobernador, Rogelio Ortega Martínez, por el que crea el Complejo Cultural Guerrero como establecimiento público de bienestar social y modifica el destino de la Casa Guerrero.

El decreto dispone que el Plan Estatal de Desarrollo 2011-2015, establece dentro de sus estrategias, crear y habilitar espacios destinados a la difusión y promoción de la cultura y el arte, ampliando la infraestructura con la creación de centros y recintos culturales, una de las razones por las que fue creado el Complejo Cultural Guerrero.

Se especifica que el inmueble que ocupará el Complejo Cultural Guerrero es propiedad del gobierno del estado, anteriormente denominado Casa Guerrero, modificándose así su destino que era residencia oficial para los gobernadores y su familia. “Con esta medida jurídica, el objetivo será el de ser un establecimiento público de bienestar social y se hará uso de todas las instancias que lo conforman”.

En el decreto se reglamenta que, aún con la modificación, el gobernador en turno podría hacer uso del inmueble, siempre y cuando no se alteren los objetivos para lo que fue creado. “En caso de que el Complejo Cultural quiera ser cerrado al público y cumpla la función por la que fue creada Casa Guerrero el 1 de abril de 1987, el actual gobernador tendrá que emitir uno nuevo que eche abajo el ahora vigente”. Dicho decreto no se ha emitido por parte del titular del Ejecutivo, Héctor Astudillo Flores.

El Complejo Cultural Guerrero fue inaugurado por Ortega el 15 de septiembre del año pasado como parte de las actividades del aniversario de la Independencia de México. La inauguración y puesta en marcha de este proyecto tuvo una inversión inicial de cinco millones de pesos.

El Complejo tenía cuatro salas de exposición, además: una fonoteca, ludoteca, biblioteca y zonas de internet. Las áreas verdes, en donde hay venados y pavorreales, también podían ser recorridas por los visitantes; ahora todo está cerrado al público.