#Trendy

Composta casera, alternativa para evitar contaminación de agua y suelo

A través de la composta casera se puede reciclar la basura orgánica y transformarla en tierra nutritiva ideal para tus plantas.

Por Redacción, 2018-10-12 12:13

México, (Notimex).- Cáscaras de huevo, restos de verduras y frutas, residuos de origen animal como huesos, piel, carne y sangre, permiten generar composta de alta calidad que, al dejar de tirarlos en el circuito de basura, evita la contaminación de suelos, aguas y atmósfera.

Dichos desechos caseros de alimentos, a los que se les puede agregar los de jardinería y embalaje, dan la oportunidad de generar composta y, con ello, es posible contribuir a mejorar el ambiente.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) exhortó a través de su página de Internet a elaborar este tipo de composta que es un medio para la descomposición parcial o total de residuos agrotóxicos.

Argumentó que son materiales idóneos para hacer composta desperdicios como cáscaras de huevo, restos de verduras y frutas, residuos de origen animal, tallos frescos y hojas secas, además de abonos verdes.

Destacó que es importante no incorporar a ellos, por ejemplo, plásticos, caucho o frutos con espinas. También es importante que las partículas sean pequeñas, ya que permiten mejor contacto y fermentaciones más rápidas y homogéneas.

La dependencia recomendó adecuar la composta, si se tiene jardín, en un hoyo cavado, o bien en una bolsa o bote de plástico, un depósito de cemento, malla de alambre, acero inoxidable o madera.

En este proceso, es importante que esta mezcla se seque para evitar invasión de ácaros, hormigas u otros animales, o que se moje en exceso porque proliferan los hongos y despide mal olor.

#Trendy

Cholateros mexcanos arrasan con premios en certamen Internacional

Se llevaron el máximo reconocimiento con un trofeo de oro en la categoría “Barras de chocolate oscuro”.

Por Redacción, 2018-12-09 13:35

México.-Chocolateros mexicanos brillan y ganan 19 de 85 premios en el certamen International Chocolate Awards 2018.

En la competencia a lo mejor del chocolate internacional organizada en la ciudad de Guatemala, México se posicionó alto en siete de las 30 categorías premiadas.

En el evento participaron autoridades del mundo del chocolate como Martin Cristy, juez, director, editor y fundador del portal especializado Seventy; Marisell Presilla, restaurantera y autora de libros sobre chocolate, y Mónica Meschini, miembro de la Asociación Cordon Bleu y fundadora de la Sociedad del Chocolate.

Chocolateros mexicanos que asistieron a la segunda edición de la competencia, llevada a cabo del 1 al 5 de diciembre, se llevaron el máximo reconocimiento con un trofeo de oro en la categoría “Barras de chocolate oscuro”.

Fue la marca mexicana Feliu Chocolate la primera en la historia en recibir un reconocimiento de este calibre, ya que en años anteriores, otros países se lo habían llevado.

Por otro lado, la firma mexicana Wolter, se llevó ocho de 19 premios posibles de cuatro categorías distintas. Todas sus preseas fueron de plata, en apartados de “Barras de chocolate oscuro”, con los productos Quetzalli Uranga, Quetzalli 85% y Quetzalli Wolter.

Las barras XKIK’ chocolate de origen, Le Caméléon, El Bastión y Kakaw Museo, se llevaron siete premios de bronce durante el evento.

El chocolate mexicano también destacó en la categoría de “Micro-lote Barras de chocolate oscuro”, en la que los productores nacionales se llevaron seis de nueve premios.

La chocolatera Que Bo!, del chef José Ramón Castillo, se llevó un reconocimiento de plata y uno de bronce, mientras que las firmas mexicanas TA.CHO Taller de Chocolate y Wolter, ganaron cinco premios de oro.

El evento se organiza desde 2012, pero en la edición de este año, las delegaciones nacionales destacaron más que nunca.

Históricamente, el chocolate es un producto profundamente arraigado en nuestro país desde tiempos prehispánicos.

#Ciencia y tecnología

Químicos en sartenes hacen que los hombres tengan miembros pequeños

Una investigación de la Universidad de Padua encontró que los hombres expuestos a loscompuestos perfluoroalquílicos tienen penes un 12.5 por ciento más cortos y un 6.3 por ciento más delgados.

Por Redacción, 2018-12-09 12:50

México.-Los hombres podrían tener un pene de hasta un centímetro menos en comparación con la media si sus padres estuvieron expuestos a altos niveles de un químico comúnmente usado en sartenes antiadherentes.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Padua, en Italia, arrojó que los químicos, llamados PFC (compuestos perfluoroalquílicos), pueden interferir con las hormonas masculinas y hacer que los órganos sexuales sean “significativamente” más cortos y delgados.

Los investigadores llegaron a esas conclusiones tras un estudio en el que midieron los penes de 383 hombres con una edad promedio de 18 años. Encontraron que los hombres jóvenes que crecieron en un área contaminada con PFC tienen penes un 12.5 por ciento más cortos y un 6.3 por ciento más delgados que los hombres sanos.
Padua, ubicada cerca de Venecia, se encuentra en una de las cuatro áreas del mundo con altos niveles de contaminación por PFC, material que solía usarse en el recubrimiento de teflón hasta que se eliminó en 2013.
Los PFC, que también se encuentran en la ropa impermeable y en los empaques a prueba de grasa para los alimentos, entran en el torrente sanguíneo y reducen los niveles de testosterona.
Como resultado, los hombres crecen con penes más pequeños, espermatozoides menos saludables y móviles y una distancia más corta entre el escroto y el ano, un signo de menor fertilidad.
“Ya que el primer informe sobre la contaminación del agua por PFC se remonta a 1977, la magnitud del problema es alarmante”, dijeron los investigadores, dirigidos por la Dra. Andrea Di Nisio. Sus resultados completos fueron publicados en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.
#Ciencia y tecnología

Nave china explora cara oculta de la Luna

La nave tiene que realizar estudios sobre recursos minerales, el cultivo de tomates y otras plantas, entre otros.

Por Redacción, 2018-12-09 12:42

México.-China lanzó una nave de exploración que tiene previsto posarse sobre la cara oculta de la Luna, una primicia mundial con miras a reforzar las ambiciones espaciales de Pekín.

El vehículo, bautizado Chang’e-4 —nombre en honor a la diosa de la luna en la mitología china—, partió en un cohete Larga Marcha 3B desde el centro de lanzamiento de Xichang (suroeste de China), según la agencia oficial Xinhua.

Es el inicio de un largo periplo para la nave china que debería alunizar cerca de Año Nuevo, con el fin de recorrer esta parte todavía inexplorada de la Luna y realizar investigaciones científicas.

A diferencia de la cara visible desde la Tierra, ninguna sonda ni ningún módulo de exploración ha llegado nunca a la superficie que está del otro lado.

Esta cara es montañosa y accidentada, salpicada de cráteres, mientras que el lado más visible cuenta con varias superficies planas para posarse.

Fue en 1959 que los soviéticos tomaron las primeras imágenes de la cara oculta de la Luna.

“Desde hace 10 o 20 años, China ha recorrido sistemáticamente los pasos que Estados Unidos y la Unión Soviética dieron en la exploración espacial en los años 1960 y 1970”, explicó Jonathan McDowell, astrónomo en el centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. Esta es “una de las primeras veces que los chinos emprenden algo que nadie más ha hecho todavía”.

China se prepara desde hace años para esta operación particularmente difícil desde el punto de vista tecnológico.

Uno de los mayores desafíos es lograr comunicarse con el robot lunar. La fase oscura de la Luna, orientada en el sentido opuesto a la Tierra, donde no hay “línea de visión” directa para transmitir señales, y ahora espera dar este paso técnico.

Con este fin, China lanzó en mayo pasado un satélite que bautizó Queqiao, posicionado en órbita lunar para transmitir órdenes y datos intercambiados entre la Tierra y el módulo.

Noche lunar
Durante la noche lunar, que dura 14 días terrestres, las temperaturas bajan a -173 grados Celsius y durante el día lunar, también equivalente a 14 días terrestres, pueden alcanzar los 127 grados Celsius.

Un desafío aún mayor es que el Chang’e-4 fue enviado a una región del polo sur de la Luna, la Cuenca Aitken, cuyo terreno es particularmente complejo y empinado, según los medios estatales chinos.

La nave tiene que realizar estudios sobre recursos minerales, el cultivo de tomates y otras plantas, entre otros.

Esta es la segunda vez que China envía un vehículo para explorar la superficie lunar después del Yutu (Conejo de Jade) en 2013, que permaneció activo durante 31 meses.

Pekín tiene previsto lanzar el próximo año un Chang’e-5 para tomar muestras y traerlas a la Tierra.

China invierte miles de millones en su programa espacial, comandado por el ejército. Ha colocado satélites en órbita para desarrollos internos (observación de la Tierra, telecomunicaciones o el sistema de geolocalización Beidou) o para otros países y también espera enviar un robot a Marte y humanos a la Luna.

En noviembre, China presentó una réplica de su primera gran estación espacial Tiangong (Palacio celeste) que planea lanzar a partir de 2022 y suceder a la Estación Espacial Internacional (ISS).

La estación china debería convertirse entonces en la única estación que vuele en el espacio tras la retirada programada en 2024 de la ISS, que asocia a Estados Unidos, Rusia, Europa, Japón y Canadá. Será, sin embargo, mucho más pequeña.