Ciudad de México.- Los datos oficiales señalan que la magnitud del sismo del 23 de junio  alcanzó a 148 de los 570 municipios de Oaxaca, por lo que el gobernador Alejandro Murat decretó que la entidad continúa  en “estado de emergencia”.  

Y aunque la cifra de muertos se detuvo en 10, los daños van en aumento.

El epicentro de esa emergencia es la Sierra Sur, específicamente la microrregión indígena de los Ozolotepec, habitada por el pueblo zapoteca y compuesta por cinco municipios y sus agencias municipales.  

Es en esa zona donde aún no se ha logrado ni siquiera esbozar la magnitud de los daños, porque hasta este sábado al menos tres comunidades se mantenían aisladas por los derrumbes en las carreteras y hasta ahora no han podido recibir el apoyo de las autoridades.  

De acuerdo con el Consejo de Comunidades Indígenas de la Sierra Sur (Cociss), integrado por personas originarias de la microrregión de los Ozolotepec, hasta el sábado permanecían incomunicadas tres comunidades: San José y San Antonio Ozolotepec, y San Andrés Lovene. 

“Con las primeras lluvias que caen, en San José, —agencia municipal de San Francisco Ozolotepec—, se derrumban sus carreteras y sólo pueden salir por la canasta básica por veredas, hasta que pasan las aguas, pero ahora con este movimiento a los compañeros les fue mal y siguen incomunicados” dice Josías Ramos Ruiz, consejero general de Cociss.

 El consejero explica  que las otras dos comunidades aún aisladas, San Antonio Ozolotepec, y San Andrés Lovene, también son pequeñas agencias que administrativamente pertenecen a los municipios de Santiago Xanica y San Juan Ozolotepec, respectivamente. Y entre todas aglutinan a unas 150 viviendas dispersas en la sierra.  

“Hasta ahora no se ha hecho la valoración de daños, sólo un recorrido y estimaciones, pero personal del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) nos informó que se calculan arriba de mil casas dañadas en los Ozolotepec, pero sí hay lugares donde ni siquiera han ido, como San Andrés Lovene”, detalla.  

Ramos Ruiz dice que el jueves pasado, cuando las autoridades estatales y federales recorrieron esta región tan golpeada, las brigadas se concentraron en los lugares donde más azotó el sismo, como Santa Catarina Xanaguia.  

“Ahí ya pudieron entrar e hicieron una cuantificación de las afectaciones, pero en las tres comunidades incomunicadas también hubo daños, pero nadie ha entrado, estamos hablando de unas 150 casas”.  

 

Con información de El Universal.