Guerrero.-Hoy, las autoridades federales dieron el banderazo de arranque al nuevo ciclo escolar a distancia, sin embargo, las clases por televisión no son una opción para alumnos en comunidades apartadas, predominantemente indígenas, de municipios de Guerrero, Oaxaca, Chihuahua y Chiapas. Incluso, en algunas regiones ni siquiera hay luz eléctrica.

En Guerrero, maestros y padres de familia coinciden en que la impartición de clases virtuales abrirá más la brecha de desigualdad que existe en el sector educativo en el estado, donde más de la mitad de su población no tiene acceso a internet y otro porcentaje considerable de sus comunidades rurales tampoco cuentan con el servicio de energía eléctrica.

Y es que, de acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 65 por ciento de la población guerrerense (unas 645 mil) no dispone de internet en sus hogares, y esa cifra se dispara hasta el 87 por ciento (alrededor de 350 mil) en las viviendas ubicadas en la zona rural del estado, donde tampoco hay energía eléctrica en más de 600 poblaciones.

Pero Guerrero, no es el único estado en esta situación, por ejemplo, en Chiapas, eldiseño que el gobierno federal propone para el inicio del ciclo escolar 2020-2021 no es factible para 1.5 millones de niños y niñas de esta entidad, “porque en la mayor parte de los hogares, aun los que están cerca de las ciudades, no llega ni la señal de televisión”, explica Herminia Hernández, asesora técnica pedagógica de la zona escolar de San Cristóbal de Las Casas, que abarca la zona indígena tsotsil.

Con el nuevo inicio de clases a distancia se pretende dar educación a 30 millones de niñas y niños de jóvenes, en preescolar son casi 5 millones; en primaria, 14 millones; de secundaria, casi seis millones, y en bachillerato, 5 millones. Sin embargo, la desigualdad en condiciones de vida agudizan la brecha de la calidad educativa en el país.