México, Notimex.-Las mujeres en Suiza realizan este viernes una huelga simbolizada con el color fucsia y que vio desfilar por las calles de Zurich la escultura gigante de un clítoris, en demanda de un trato igualitario respecto del que se da a los hombres.

Se trata de una jornada de movilización impulsada por las organizaciones sindicales del país europeo, las cuales subrayan que entre otras condiciones de desigualdad se encuentra la de salarios, en promedio 20 por ciento menor al de hombre por el mismo trabajo.

También protestan por el trato condescendiente que ellos reciben en el trabajo, así como por el llamado "techo de cristal", el límite no dicho ni establecido de manera formal para ascender laboralmente, explicó el sitio informativo swissinfo.ch. Entre las acciones previstas figura un llamado para que las mujeres dejen de laborar a las 15:24 horas, casi hora y media menos que la jornada habitual pero que refleja el 20 por ciento de disparidad salarial de la cual se quejan.

Quienes se manifiestan o apoyan esta jornada visten en tono fucsia, adoptado como el color símbolo de este día. Hace 28 años alrededor de medio millón de mujeres se sumaron a la primera huelga de este tipo, cuyas demandas centrales fueron pago igual por trabajo igual, equidad en materia de seguros y fin de la discriminación y el acoso sexual.

Una década antes, el 14 de junio de 1981, la ciudadanía suiza había aprobado el artículo constitucional que fijó la igualdad de sexos ante la ley, pero 10 años después no se había elaborado la legislación correspondiente, por lo que no habían ocurrido cambios.

En este 2019 las acciones previstas comenzaron tras el repicar de campanas de las iglesias en punto de las 11:00 horas (9:00 GMT) el momento oficial de inicio de las actividades.

En la capital Berna, el parlamento interrumpió sus actividades 15 minutos en muestra de apoyo, mientras el ministro del interior Alain Beset difundió un video mudo que describe los problemas de la mujer suiza. En tanto, en Zurich desfiló una escultura gigante en forma de clítoris, y en Lausana, se espera una velada durante la cual se quemarán brasieres y medias.