Chilpancingo, Guerrero.- Más de 200 pobladores de las comunidades de Petaquillas y Ocotito marcharon por las principales calles del municipio de Chilpancingo para solicitar la salida del Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG), que dirige Salvador Alanís.

Desde las 10 de la mañana de este lunes, grupos que simpatizan con el comisario de Petaquillas, Mario Flores Castrejón se concentraron en el puente de la entrada a la localidad para trasladarse a la capital del estado.

"Queremos paz en nuestras comunidades. Ya no queremos al FUSDEG que secuestra a nuestra gente, queremos una policía rural que esté reglamentada por el Estado", señaló el comisario Mario Flores.

Junto a los habitantes de Petaquillas se sumaron también pobladores del Valle del Ocotito, y en tres autobuses se dirigieron a la cabecera municipal.

Durante su traslado, un filtro de la policía estatal aseguró una escopeta calibre 22 que portaba uno de los habitantes de Petaquillas y aunque dicha acción provocó el descontento de los manifestantes, el hecho no pasó a mayores.

"Yo fui secuestrado por la gente de Salvador Alanís, queremos que las autoridades desarmen a ese grupo desde Petaquillas hasta el Ocotito porque no están aportando nada positivo a los pueblos", dijo uno de los pobladores.

Al llegar a Chilpancingo, iniciaron con una marcha que partió del estacionamiento del sur de la ciudad, al Congreso del estado, en donde exigen una reunión con diputados locales para solicitar formalmente la salida del FUSDEG, pues argumentan que no deja que los comisarios de estos pueblos trabajen.

Cabe resaltar que en la movilización participó, Juan Mendoza Tapia, líder de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (CETIG), quien es acusado por el FUSDEG de tener nexos criminales en la zona Centro del estado.

"Yo también fui perseguido y estoy exiliado de Petaquillas por este grupo armado y por ello la exigencia a las autoridades de que desarmen a este grupo", señaló Mendoza Tapia frente al recinto legislativo.

De igual manera denunciaron al sacerdote de Petaquillas, Antonio Salgado Bravo de enfrentar a los pobladores y respaldar al grupo armado del FUSDEG por lo que anunciaron que solicitarán su salida.

El corredor Petaquillas-Ocotito solicitó la salida del alcalde Marco Antonio Leyva Mena, ante su incapacidad de resolver la situación que permanece y que el pasado fin de semana provocó el enfrentamiento de dos grupos en Petaquillas con un saldo de 11 detenidos y seis heridos.

Antes de las 2 de la tarde una comisión de pobladores ingresó al Congreso del Estado para dialogar con diputados, en donde la negociación permanece.