El bailarín y coreógrafo estadounidense Merce Cunningham, a seis años de su muerte, ocurrida el 26 de julio de 2009, es recordado como el gran renovador de la danza contemporánea del siglo XX.

El autor de alrededor de 200 obras, muestra de su talento, fue un explorador del movimiento, que supo impregnar sus piezas coreográficas de vanguardia y abstracción.

Merce Cunningham, quien vio la primera luz el 16 de abril de 1919, en Centralia, Washington, Estados Unidos, inició sus estudios en danza a la corta edad de 12 años; tras concluir la secundaria asistió a la Escuela de Cornualles de Artes Plásticas y Aplicadas en Seattle, donde permaneció dos años.

Posteriormente, en 1938, estudió en el Mills College, donde fue instruido por el bailarín y coreógrafo Lester Horton (1906- 1953), señala su biografía publicada en el sitio electrónico “britannica.com”.

Un año más tarde, asistió al Bennington College, donde fue invitado por la destacada bailarina y coreógrafa Martha Graham (1894-1991) a unirse a su grupo. Como solista de su compañía, encarnó muchos papeles importantes.

Impulsado por la maestra Graham, Cunningham creó sus primeras coreografías en 1943 y dos años más tarde, luego de estrenar su trabajo “Mysterious adventure” abandonó la agrupación que lo catapultó.

Su estrecha relación con el compositor John Cage (1912-1992) marcó la evolución de su estilo, ya que pudo crear obras de gran trascendía como el ballet “The Seasons” (1947), cuya concepción abstracta, basada en el movimiento puro desprovisto de cualquier implicación emocional, se repitió en trabajos posteriores.

Con “Suite by Chance”, Cunningham se convirtió, en 1952, en el primer coreógrafo en utilizar como base una composición electrónica, de acuerdo con su perfil disponible en la página electrónica “biografiasyvidas.com”.

En esa época, además de crear su propia compañía de danza, dio vida a emblemáticas piezas, tales como: “Suite for five in space and time” (1956) y “Winterbranch” (1964).

Sus últimos años de vida el destacado coreógrafo los dedicó a la creación, dando como fruto obras como: “Quartets” (1983) y “Nearly Ninety” (2009).

Además, previo a su muerte, ocurrida el 26 de julio de 2009, el célebre bailarín y coreógrafo Merce Cunningham, quien fue capaz de cambiar la danza contemporánea, dispuso que su compañía siguiera sus actividades por dos años con una gira internacional.