México.- El Centro Nacional de las Artes (Cenart) ha reparado y mejorado por completo sus instalaciones que resultaron afectadas por el terremoto de magnitud 7.1, que el 19 de septiembre del año pasado sacudió el territorio mexicano.

El sismo causó daños en la Biblioteca de las Artes, el Edificio Central, la Torre de Dirección e Investigación, el Teatro de las Artes, la Escuela Superior de Música, el Auditorio Blas Galindo, además de las escuelas nacionales de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, de Danza Clásica y Contemporánea, así como la de Arte Teatral.

Responsables de obra y especialistas en seguridad estructural descartaron daños estructurales y determinaron que los daños eran solamente de tipos ornamental y de recubrimientos, por lo que fue posible comenzar inmediatamente los trabajos de reparación, informó el organismo en un comunicado.

La Biblioteca de las Artes tuvo los mayores impactos, con pérgolas desprendidas, fracturas en los faldones laterales y grietas en los muros de la Galería Juan Soriano, las salas de lectura, los fondos especiales y las oficinas. Su acervo fue reubicado temporalmente para proceder a la demolición y reconstrucción de los elementos dañados en su nace central y la Fonoteca/videoteca.

La Torre de Dirección e Investigaciones que está conformada por un cuerpo triangular y otro circular, sufrió daños en la junta constructiva de ambos edificios, así como fisuras y grietas en los acabados de los muros, desprendimiento de plafones y deterioro en los sellos de los marcos de las ventanas, entre otras afectaciones que fueron reparadas.

En el Teatro de las Artes fue sustituida la puerta de cristal y colocadas placas sueltas; mientras que en el Auditorio Glas Galindo se sustituyeron las anclas de los apoyos que se desprendieron con nuevos pernos y anclaje químico.

Tanto en la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea como en la Escuela Nacional de Arte Teatral, se cambiaron los cristales y espejos rotos, alinearon plafones, al tiempo que reconstruyeron muros y rampas con materiales especiales.

A su vez quedaron resanadas grietas y fisuras, retiraron aplanados sueltos e impermeabilizaron muros en las escuelas Superior de Música y Nacional de Pintura Escultura y Grabado “Esmeralda”, al igual que en el Edificio Central. Con todo este trabajo quedó concluida la restauración de los edificios del Centro Nacional de las Artes que fueron afectados por el temblor, donde a pesar de los trabajos de rehabilitación, desarrolló su programa artístico y académico programado.