El gobernador, Héctor Astudillo Flores condenó las marchas anunciadas por la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) y pidió a los docentes no afectar a terceros.

Afirmó que fueron cerca de 290 maestros los que faltaron el martes a clases, y que sólo 12 escuelas permanecieron cerradas.

Sin embargo, dicha cifra no coincidió con la del secretario de Educación de Guerrero, José Luis de la Vega Otero, quien dijo que fueron 36 planteles tras participar en una reunión privada en el Grand Hotel Acapulco.

Esta mañana, el gobernador presidió dos eventos en el puerto de Acapulco: la toma de protesta a integrantes de la Comisión Nacional de Fomento Educativo (Conafe) y la inauguración del Séptimo Congreso Nacional del Sindicato de Trabajadores del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Ambos actos fueron privados, y no se le permitió el paso a la prensa.

Entrevistado a su llegada, el gobernador convocó a que los docentes asuman su papel como "conductores de la sociedad para salir adelante en la vida".

Afuera, mientras se realizaba la inauguración del congreso, cuatro mujeres de la asociación civil Coordinación Ciudadana Democrática, buscaban encontrarse con el gobernador para pedirle que cumpliera con promesas de campaña.

Se trata de la señora Rosalba Ruíz Bracamontes quien pide un aumento salarial para su hijo, Armando Santamaría Ruíz, quién es docente, así como una maestra de secundaria que pide mejores condiciones laborales.