El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, condenó el intento de linchamiento de un asaltante por parte de comerciantes en el mercado Baltasar R. Leyva Mancilla y sentenció que ‘no se puede hacer justicia por cuenta propia’.

Informó que no se pueden llevar acciones como del sábado cuando comerciantes golpearon a un presunto delincuente al cual despojaron de una pistola calibre .9 milímetros.

Aproximadamente a las 20:00 horas del sábado 30 de enero, en el área de fondas de la principal central de abastos de Chilpancingo, los comerciantes fueron alertados de que deambulaba un hombre con un arma de fuego.

Un grupo de personas, entre ellos algunos locatarios y transeúntes que habían sido amagados por el individuo se organizaron para ubicarlo; lo encontraron cerca del acceso a la antigua central de autobuses, una vez que lo rodearon le marcaron el alto para verificar si se trataba de la persona reportada con una pistola.

Al someterlo confirmaron que el hombre portaba una pistola .9 milímetros, la cual no pudo accionar por el tumulto de personas y fue agredido a golpes pero policías de la Fuerza Estatal llegaron y evitaron que lo mataran.

Este día, Leyva Mena dijo que ‘definitivamente en el mercado tenemos que poner una base de policías municipales, pero estas acciones como la del sábado no deben volver a repetirse’.

Leyva Mena aceptó que hay hartazgo de algunos sectores de la capital, sobre todo en comercios y reiteró que la policía local no es suficiente para cumplir con la demanda de seguridad.

Entre otros temas, desaprobó la acción de empresarios de la Coparmex Chilpancingo que han decidido armarse ante el incremento de la incidencia delictiva.

No estoy de acuerdo con el dirigente de la Coparmex y si ellos han tomado esa decisión, que sea bajo su responsabilidad’.