Ciudad de México.- El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) urgió al gobierno federal a “reflexionar” sobre “nuevos programas públicos” que permitan atender la crisis socioeconómica generada por la pandemia de covid-19, que podría arrojar a la pobreza extrema hasta 10.7 millones de personas adicionales por ingresos.

En un documento, indicó que antes de desatarse la crisis sanitaria, los 149 programas sociales implementados por el gobierno federal, con un presupuesto total de un billón 63 mil millones de pesos, tenían un nivel de desempeño general “insuficiente”, mientras que 12 de los 17 programas prioritarios de la administración de Andrés Manuel López Obrador cayeron en esta clasificación.

De acuerdo con el Coneval, la crisis sanitaria está agudizando todos los aspectos de la pobreza en el país –ingresos, alimentación, educación, salud, seguridad social, empleo o vivienda–, por lo que urgió el gobierno a implementar una pensión universal mínima de retiro, un seguro de desempleo, una renta básica ciudadana o un “piso mínimo solidario”.

Respecto a la salud, el Coneval instó al gobierno a “reorganizar y reforzar la capacidad resolutiva de los diferentes niveles de atención” y “dotar del equipo básico al primer nivel”; aparte, le pidió “aumentar la disponibilidad de camas para hospitalización y agilizar la contratación de profesionales de la salud”, además de dispensar más recursos a los servicios de salud en los estados y municipios.

“Es importante considerar que, si bien encontrar un empleo resulta difícil para la población en general, bajo el actual contexto de confinamiento resulta aún más complicado para las mujeres, ya que con el cierre de escuelas y la necesidad de quedarse en casa ha aumentado su carga de cuidados y labores domésticas no remuneradas, de ahí la necesidad de implementar acciones que consideren esta realidad”, finalizó.