México.- La falta de coherencia en las políticas afecta negativamente la confianza de los inversionistas y la percepción de la economía en México, situación que perjudica las perspectivas económicas de 2020, estimó Moody’s Investors Service.

“Pronosticamos que el crecimiento real del PIB para México se desacelere a 1.2% en 2019 y a 1.5% en 2020, por debajo del 2.0% registrado en 2018, en medio de una inversión privada persistentemente débil y de tensiones fiscales”.

“La preocupación en torno a la política económica ha disminuido el apetito de los inversionistas y la inversión bruta fija se mantiene relativamente estable, pero se ha debilitado, especialmente en términos de inversión extranjera directa”, señala la analista de Moody’s, Sandra Beltrán.

En un nuevo reporte, la calificadora internacional apuntó que la petrolera mexicana, Petróleos Mexicanos (Pemex), enfrenta por su parte un entorno regulatorio y legal incierto, mientras que su débil perfil de liquidez le impide impulsar sus inversiones de capital.

Moody’s estimó que la inversión de capital de Pemex en exploración y desarrollo crecerá cerca de 21% en 2019 a seis mil 900 millones de dólares, de alrededor de cinco 700 millones de dólares en 2018, pero probablemente el monto no sea suficiente para incrementar sus reservas de manera adecuada.

El incremento de salarios presentará además riesgos crediticios para una serie de compañías mexicanas durante 2020 y en adelante, mientras que también aumentarán los riesgos ambientales, sociales y de gobierno interno, argumentó la agencia evaluadora de riesgo crediticio.

En cuanto a las nuevas leyes que dan mayor libertad de asociación y poder de negociación colectivo a los sindicatos, expuso que elevarán todavía más el riesgo de costos para las industrias intensivas en mano de obra, tales como la automotriz y la minera.