El gobernador, Rogelio Ortega Martínez indicó que la Policía Estatal (PE) no evitó el enfrentamiento entre los transportistas de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes del Estado de Guerrero (CETIG) y de la Coalición de Servidores del Transporte del Estado de Guerrero (COSTEG) porque la mayoría de los elementos trabajo en el resguardo de la visita del presidente, Enrique Peña Nieto.

Asimismo, negó que los hechos de ayer se pueden calificar como zona de guerra: "eso no es cierto", dijo.

El gobernador justificó que una la falta de intervención de la fuerza pública se debió además a que la Policía Estatal mantiene desde la mañana del lunes un paro de labores en el que se demanda la destitución del titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Alfredo Almazán. No obstante sólo se mantienen en paro unos 50 elementos de esta la corporación que fueron trasladados de Acapulco.

Rogelio Ortega indicó que un gran número de elementos de la Policía Estatal fue  movilizada y desplazada a Tlapa "por razones obvias" –en alusión a la vista del Presidente-.

Una reportera le recordó que presidente Peña Nieto tiene a su disposición al Estado Mayor así como al Ejército Mexicano para su seguridad. Y el gobernador en un tono molesto soltó:

“El Presidente de la República, por favor compañera, no entró la Policía Federal, no entró la Gendarmería, nosotros como autoridad por supuesto que tenemos que apoyar…”, acotó.

-¿La seguridad en el estado fue suspendida durante la visita del Presidente?

-No, no, permítame; no me cuestione de esa forma: si un vecino agrede a su vecino, y después cuando el otro vecino le contesta y dice policía 'ven', entonces que intervenga la policía- atajó Rogelio Ortega.

“Nosotros intervinimos pero finalmente eran organizaciones en conflicto, de un conflicto que no provoqué yo, de un conflicto que existe entre ellos por acusaciones recíprocas, de que ambos grupos traen piratas”, mencionó el mandatario.

Rogelio Ortega negó que el centro de Chilpancingo se haya convertido por varias horas en una zona de guerra debido al enfrentamiento entre transportistas: “eso no es cierto”.

Y aseguró que después de que acompañó al Presidente en su gira por Tlapa se trasladó a Chilpancingo y “atendí a las dos partes” y se logró el acuerdo de que no pararían el transporte en la capital.

-¿Qué se va a hacer con las concesiones del transporte cuya entrega ha sido cuestionada?, intervino un reportero.

-¿Quiénes las están cuestionando? Al contrario los señores con los que me reuní, anoche me están pidiendo que libere otras 300 concesiones que están retenidas - reviró Ortega.

Rogelio Ortega indicó que habría sido una “descortesía” no haber asistido a la gira del Presidente y que eso “en ningún lugar del mundo sucedería”.

-Hay ausencia de autoridad por parte de su gobierno porque ayer (el lunes) no se observó autoridades para evitar la jornada de violencia que se vivió en Chilpancingo- se le preguntó.

-Sí, se vio autoridad, déjenme explicarles y expresar mi opinión. Por su puesto que cuando suceden eventos como estos, nosotros lo que hemos hecho desde mi toma de posesión es acercarse  a las partes para que podamos intervenir, como intermediarios y para que se construyan acuerdos positivos que eviten la confrontación y la violencia- puntualizó el gobernador.