Chilpancingo, Guerrero.- El Congreso local exhortó al gobernador, Héctor Astudillo Flores para que remita al Poder Legislativo un estudio pormenorizado del impacto que generan los recursos financieros que se establecieron en el Presupuesto de Egresos de la Federación en el ejercicio fiscal 2019, en la atención y prestación de los servicios de salud en la entidad.

También se debe informar que programas se están siendo afectados y cuál es la condición en la obtención y distribución de los diversos insumos materiales necesarios para la prestación del servicio en la entidad.

Dicho estudio deberá ser entregado en un plazo no mayor de 20 días naturales por el Secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, a través de la Comisión de Salud del Congreso.

El punto de acuerdo fue propuesto por el diputado perredista, Robell Urióstegui Patiño luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador reconociera que existe desabasto de medicamentos en el país.

Urióstegui Patiño dijo que el recurso con que opera el servicio de Salud en Guerrero, el 90% provenientes de la Federación, lo que genera que “estemos como estado supeditados” a las disposiciones presupuestales que se asignan la federación cada ejercicio fiscal.

“Su incremento (del presupuesto), disminución o permanencia incide en gran medida en la calidad de atención que se brinda a la ciudadanía, causando en ocasiones parálisis en la adecuación de estrategias y aplicación de insumos, como medicamentos”, dijo.

De acuerdo con el diputado, para el ejercicio fiscal 2019, el rubro de Protección Social en Salud es superior en 2 mil 240.9 millones de pesos respecto al año anterior; no obstante, esta cifra implica un decremento real de 0.6 por ciento.

Corrupción en la Secretaría de Salud

Para razonar su voto a favor, intervino la diputada de Morena, Nilsan Hilario Mendoza quien recordó que el 11 de diciembre propuso un exhorto aprobado por unanimidad a la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Para que se revisará la nómina, base de trabajadores, categorías y recursos ejercido por la Secretaría de la Salud, sin que hasta el momento se conozca nada al respecto.

La diputada reiteró que al interior de la Secretaría de Salud impera “una situación de corrupción en grado superlativo en el rubro financiero”, además de lo administrativo en la asignación de códigos sin perfil, cubre guardias ficticias, servidores públicos con documentación falsa, todo esto solapado por el secretario de Salud, y la delegación sindical.

La diputada insistió en que la auditoria se debe realizar, “una de nuestras responsabilidades no solo es votar a favor de mayor presupuesto sino vigilar que ese recurso sea utilizado de manera adecuada”.

Hilario Mendoza aseguró que al gobierno del estado se incrementó para este ejercicio fiscal 2 mil 500 millones de pesos sin etiquetarlos.

El coordinador de la bancada del PRI, Héctor Apreza Patrón negó que se haya aprobado ese recurso sin etiquetar, y reprochó a la diputada hacer acusaciones sin presentar pruebas.

Apreza Patrón advirtió que la diputada podría estar incurriendo en conflicto de intereses, pues es proveedora del sector salud.

La diputada reconoció ser proveedora a la Secretaría de Salud y actualmente su empresa se enfrentaba una deuda de 400 mil pesos de la Secretaría de Salud desde 2016 cuando aún no era diputada.

“Si intentan decir que estoy incurriendo en actos de corrupción no es así”, y le recordó al diputado del PRI, Heriberto Huicochea Vázquez exdirector del Seguro Popular en Guerrero que en varias ocasiones acudió a cobrar, pero no le han pagado.

El exhorto al gobernador para que instruya al secretario de Salud a entregar un estudio pormenorizado del impacto que generan los recursos financieros que se establecieron en el Presupuesto de Egresos de la Federación fue aprobado por unanimidad.