México.– “El monstruo”, como le llaman al vehículo utilizado por el líder de “Los Rojos”, Santiago Mazari, alias “El Carrete”, era un camión de volteo que fue recubierto con placas de acero para resistir disparos de calibre 50.

Dicha fortaleza rodante cuenta con pequeños espacios para que los ocupantes puedan ver, y alrededor de la caja hay pequeñas ventanas para que salgan las armas y los demás ocupantes puedan disparar aún cuando vaya avanzando la unidad.

El camión convertido en “tanque de guerra” tenía la misión de trasladar al jefe narco al área del corredor Filo de Caballos (Guerrero), que actualmente es controlado por el Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG).

El Montruo El Carrete 1

En ese mismo lugar, Mazari Hernández instaló un campamento desde donde operaba secuestros, extorsiones, principalmente en contra de empresarios y políticos del estado de Morelos.

El FUPCEG localizó la fortaleza dos semanas después de que “El Carrete” fuera detenido el pasado 1 de agosto en una comunidad de Guerrero, por delitos de delincuencia organizada, secuestro y narcotráfico.

Desde su captura, elementos del Ejército Mexicano y la Policía de la entidad aseguraron un arsenal integrado por 47 armas largas y 14 mil cartuchos de diferentes calibres en comunidades como Corral de Piedra, Polixtepec y Villa Xóchitl.

“El Carrete” nació en la comunidad de San Gabriel las Palmas, en el municipio Amacuzac, en Morelos. Sus nexos con el cártel de los Beltrán Leyva le permitieron en 2009 organizar su propia banda criminal “Los Rojos”.

Su negocio ilegal está basado en el cobro de piso, narcotráfico, secuestro y extorsiones en la entidad de Guerrero, causa por la cual la violencia ha repuntado en la entidad.

El Montruo El Carrete 2

Por dichos delitos, hace dos semanas fue capturado por federales y ayer obtuvo auto de formal prisión.

“El Ministerio Público Federal obtuvo auto de formal prisión en contra de Santiago “N” por ser probable responsable en la comisión del delito de delincuencia organizada, previsto y sancionado en la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada”, señaló la Fiscalía General de la República.