Chilpancingo, Guerrero.- En la entidad, donde dos consejeras del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) renunciaron a sus cargos para evadir sanciones administrativas, el consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Marco Antonio Baños Martínez, consideró necesario revisar los mecanismos de selección de estos funcionarios.

Mencionó que las renuncias tanto de Marisela Reyes Reyes, como de Alma Delia Eugenio Alcaraz, ambas consejeras electorales, se efectuaron tras un “arreglo” con el INE, por ser esta la mejor opción en ese momento.

“El INE simplemente revisó algunas cuestiones y consideró que era lo mejor en ese momento”, señaló sobre las renuncias de ambas funcionarias, que en su momento eran investigadas por presuntos actos de nepotismo.

Explicó que la Comisión de Vinculación con Organismos Públicos Locales, realizar un proceso meticuloso para definir a los integrantes de los órganos electorales, sin la participación de los partidos o actores políticos.

Señaló que entre las modificaciones que deberían efectuarse en la ley, estaría también el hecho de que los órganos electorales locales, no dependan de los presupuestos de los estados, sino que estos reciben recursos federales, al iguales que los órganos jurisdiccionales.

En el tema referente al proceso de selección y designación de integrantes de los institutos electorales, indicó que estos deben someterse a exámenes mas rigurosos en temas normativos estatales, y evaluaciones de tipo psicológico.

Indicó que algunas de las iniciativas que se han planteado en el Congreso del Unión, es que puedan desaparecer los institutos electorales locales, para que el INE asuma de nueva cuenta la responsabilidad de hacer elecciones en el ámbito estatal.

Aunque esta propuesta, la consideró como inviable, tomando en cuenta que el INE deberá “crecer” para hacer frente a las elecciones de gobernador, senadores, diputados federales y locales y alcaldes.

Baños Martínez acudió este martes a impartir una conferencia magistral en el auditorio de la rectoría de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), ante la presencia de autoridades electorales y lideres de partidos políticos.