México.- El sector salud está en “crisis” como consecuencia de las medidas para combatir la corrupción y de austeridad, ya que existe un subejercicio de 100 millones de pesos, coincidieron expertos en la materia.

El director ejecutivo de Pacientes en Acción, Hiram Reyes Cordero, dijo que esa situación es reflejo de la falta de infraestructura, de especialistas, médicos y medicamentos para el tratamiento del cáncer, diabetes, VIH y aquellos de las áreas de dermatología, gastroenterología y reumatología, entre otros.

“No sólo es el desabasto de medicamentos para el cáncer, sino son varias enfermedades que están resintiendo este problema de austeridad y combate a la corrupción”, manifestó tras inaugurar el foro “En salud primero los más vulnerables”.

Comentó que si bien las autoridades tienen “otros datos”, los testimonios de los pacientes dicen lo contrario y, sobre todo, quienes carecen de seguridad social.

El presidente ejecutivo de la Asociación ALE, Carlos Castro Sánchez, aseguró que la Secretaría de Salud presenta un subejercicio de 100 millones de pesos en el presupuesto de este año, lo que dificulta más la situación en la atención médica.

La problemática del sector viene desde tiempo atrás, sin embargo, esta administración se comprometió a resolver los asuntos más serios, como la falta de inversión y la cobertura universal para tener servicios médicos y medicamentos gratuitos, reconoció.

“Eso se nos dijo desde la campaña” presidencial, enfatizó Castro Sánchez, quien también acusó la falta de compromiso para aumentar el 1.0 del Producto Interno Bruto (PIB) del gasto en salud.

“Está sucediendo lo contrario, porque disminuyeron el presupuesto de salud”, lo que ha traído consecuencias para los pacientes, pues son ellos quienes padecen el desabasto de fármacos”, y no podemos estar actuando por cada desabasto, refirió.

De ahí que Reyes Cordero y Castro Sánchez lamentaron que el presidente de la República y el titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, hayan rechazado participar en dicho foro, pues dejan ver la falta de compromiso para atender las demandas de los pacientes más vulnerables.

En ese sentido, urgieron aclarar cómo va a operar el Instituto de Salud para el Bienestar, el cual, de acuerdo con el Ejecutivo federal, tendrá un presupuesto base de 80 mil millones de pesos, bajo la coordinación de Juan Antonio Ferrer.

“Urge la creación de ese Instituto, que se asignen los recursos y llegue la atención a los más vulnerables, pero no queremos que lo hagan a las carreras sin antes tener un parlamento abierto para ser escuchados”, concluyó el presidente ejecutivo de la Asociación ALE.