México.- Son 14 meses seguidos de contracción económica para las constructoras. Como resultado, ha disminuido la producción, se han perdido horas laboradas, y se han reducido las remuneraciones.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que los ingresos del ramo de la construcción continúan en picada, y que en agosto alcanzaron su nivel más bajo desde 2006.

Son 14 meses seguidos de contracción económica para las empresas constructoras, lo que ha resultado en una disminución de la producción, pérdida de horas laboradas, y una reducción de las remuneraciones reales en este sector.

El valor de producción generado por las empresas constructoras reportó una caída del 1.5 por ciento en términos reales en el octavo mes del año en curso respecto a un mes antes, con cifras ajustadas por estacionalidad.

El personal ocupado total en la industria de la construcción registró en agosto una disminución de 0.1 por ciento en comparación con el nivel de julio pasado, con datos ajustados por estacionalidad.

Por tipo de contratación, el personal contratado directamente por la empresa retrocedió 0.2 por ciento, con un descenso de 0.6 por ciento en el número de obreros, y un aumento de los empleados de 0.9 por ciento, en tanto que el personal no dependiente de la razón social creció 0.5 por ciento a tasa mensual.

Con base en cifras desestacionalizadas, las horas trabajadas en las empresas constructoras mostraron una reducción de 0.1 por ciento durante el octavo mes de este año respecto a las del mes precedente. Según la categoría de los ocupados, las horas trabajadas por el personal no dependiente de la razón social decrecieron 3.8 por ciento, mientras que las del personal dependiente de la empresa ascendieron en 0.4 por ciento mensual.

Durante ese mismo período, las remuneraciones medias reales pagadas reportaron una variación de 0.6 por ciento con relación a julio pasado, con datos ajustados por estacionalidad. Por componentes, los salarios pagados a obreros fueron menores en 0.7 por ciento y los sueldos pagados a empleados en 0.4 por ciento.