México. Notimex.- La Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos consideró que las consultas ciudadanas promovidas por el gobierno federal son contrarias a todos los estándares internacionales, diseñadas a modo para imponer megaproyectos transnacionales.

Al emitir un posicionamiento sobre las acciones emprendidas en la materia por el actual gobierno, cuestionaron dichos ejercicios de participación al señalar que van en contra de los derechos de autonomía y libre determinación de las comunidades indígenas.

Para esta red, conformada por 87 organizaciones de la sociedad civil, hay una falta de transversalización en el enfoque de los derechos humanos, pese a las promesas electorales.

Entre los temas que les generan inquietud están la instrumentación de políticas públicas asistencialistas, populistas y clientelares, lo que a su juicio ha ocasionado recortes en la mayoría de programas sociales bajo el pretexto de la austeridad; y la “constitucionalización” de la militarización de la seguridad pública y la vida cotidiana.

En un documento elaborado por dicha la red se expresa su preocupación por la vida democrática de México, al considerar que sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio del periodismo y la defensa de los derechos humanos.

Un sistema democrático va mucho más allá de la democracia electoral e implica necesariamente el respeto al estado de derecho, la existencia de contrapesos, la libertad de expresión y de información, la rendición de cuentas y el respeto a los derechos de las minorías.

De igual manera, indicó la falta de independencia de las instituciones y los nombramientos de autoridades, tales como el fiscal general y ministras de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

También señaló la falta de protección real para el acceso a la justicia de poblaciones en situación de vulnerabilidad: migrantes, periodistas, población indígena, mujeres, familiares de personas desaparecidas, entre otros.

“Vemos con gran consternación que desde la Presidencia de la República se han adoptado posturas y decisiones que se alejan de los principios democráticos y dejan ver respuestas autoritarias ante cualquier crítica o cuestionamiento”.

Lo anterior se manifiesta con la reciente aprobación de la Guardia Nacional, pese al despliegue de explicaciones técnicas y políticas por parte de expertos y sociedad civil organizada, puntualizó.