Ciudad de México.-Un estudio británico, pudo demostrar que las almendras juegan un papel importante en la disminución del estrés; y con ello, en la disminución del riesgo de problemas del corazón.

Este estudio lo desarrollaron científicos del King’s College de Londres. Ellos midieron la VRC en voluntarios que vivían problemas de estrés mental; quienes sustituyeron los bocadillos insanos por almendras durante seis semanas, marcaron mejores datos de VRC.

La VRC es la variabilidad del ritmo cardíaco; es la medida de la fluctuación de los intervalos de tiempo entre latidos cardíacos consecutivos. Este indicador es importante para identificar la respuesta del sistema cardiovascular en relación al nivel de estrés; pues diversos estudios han demostrado que el estilo de vida pueden afectarla.

Cuanto mayor es la VRC, mayor es la adaptabilidad del corazón en respuesta a los desafíos ambientales y psicológicos. Por el contrario, una VRC baja, puede indicar problemas del corazón, como enfermedades cardiovasculares o infartos.

Incidencia del consumo de almendras en los problemas del corazón

Entonces, en este estudio, los voluntarios estuvieron en un control de 6 semanas, donde una parte consumió un bocadillo diario de almendras o un tentempié de control de iguales calorías, equivalente al 20% de las necesidades energéticas diarias estimadas de cada participante.

La investigadora principal del proyecto, Wendy Hall explicó: "Este estudio muestra que la simple estrategia dietética de comer almendras en lugar de un refrigerio clásico puede fortalecer la capacidad de resistir los efectos cardiovasculares adversos del estrés mental al mejorar la regulación del ritmo cardíaco. Encontramos que la reducción inducida por el estrés en la variabilidad del ritmo cardíaco se redujo en el grupo de las almendras en comparación con el control, lo que indica un beneficio para la salud cardiovascular".

Este estudio proporciona nuevos e interesantes resultados sobre cómo las almendras pueden formar parte de una dieta saludable para el corazón; influyendo en los factores de riesgo, incluyendo la respuesta del cuerpo al estrés mental.