Chilpancingo, Guerrero.- El Coronavirus (Covid-19) no sólo ha dejado infectados y muertos en el sector salud, educativo y turístico, sino también ha golpeado a la población de los centros penitenciarios de Guerrero, aun cuando el gobierno del estado y sus secretarías de salud y seguridad han mantenido en total silencio estos hechos.

Datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) recabados en su más reciente monitoreo, indican que las diferentes cárceles del estado acumulan un total de 13 reos contagiados y seis fallecidos por Covid-19; además, se sospecha que otros 13 han contraído el virus.

Este domingo, el dirigente del Frente Nacional para la Liberación de los Pueblos, Hoguer Morales Miranda reportó infectados de Covid a nueve internos del Centro de Reinserción Social de Chilpancingo.

Dijo que hay restricciones de visitas familiares y maltrato (del ámbito federal como estatal); "y relativas a asesorías respecto de los procesos penales seguidos en contra de las personas privadas de la libertad".

Sin embargo, denuncias de familiares de los penales de Acapulco y la capital de estado hablan de más de 20 muertes.

El organismo informó que la mayoría de estas denuncias han sido realizadas por las familias de los internos, mediante una línea telefónica habilitada con la finalidad de ofrecer atención de manera gratuita las 24 horas del día a las personas privadas de su libertad y a sus familiares por la contingencia sanitaria.

Consultados por separado, familiares de uno de los reclusos dijeron que, incluso, el área de visitas conyugales fue adaptado para aislar y atender a los enfermos.

De acuerdo a la CNDH, Guerrero ocupa el décimo tercer lugar nacional en cuanto a presos positivos al SARS-CoV-2 de 23 entidades federativas del país monitoreadas, mientras que en defunciones se coloca en la posición número 5.

En caso de que los 13 reos sospechosos resultaran finalmente infectados, Guerrero descendería en los próximos días al lugar número 10 nacional en esta incidencia, puesto que actualmente los estados que lo superan con 1, 2 y 4 casos positivos, registran apenas entre 3, 4 y 6 casos sospechosos.

La CNDH también publicó recientemente un informe sobre el estado que guardan los centros penitenciarios del país -entre estos los de Guerrero- frente a la pandemia del Coronavirus, y resaltó la presunta falta de atención por diversos padecimientos, entre ellos, por Covid-19, por parte de las autoridades penitenciarias.

Y es que de acuerdo con el Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistemas Penitenciarios Estatales, del INEGI, los centros penitenciarios administrados por las entidades federativas, alojan más gente de la que pueden acoger.

La tasa de sobrepoblación de los penales de Guerrero, de acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) es de 142%.

Tan solo el Cereso de Acapulco es uno de los penales del país que registran mayor sobrepoblación. Este penal tiene 2, 100 presos. Situación que complicaría la medida de sana distancia, como la separación de reos para evitar el contacto.

Hasta ayer, Guerrero registró 138 casos nuevos del virus SARS-CoV2; 104 de ellos en Acapulco, municipio colocado como el centro de la pandemia en la entidad.

Actualmente el municipio concentra el mayor número de contagios, con tres mil 456 casos y 527 defunciones; le sigue Chilpancingo, con 655 casos y 95 defunciones.