México.- El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) lleva a cabo un protocolo de investigación para conocer los efectos de la contaminación ambiental en personas que tienen asma, diabetes y obesidad.

En entrevista, Patricia Sierra Vargas, subdirectora de Investigación Clínica del INER “Ismael Cosío Villegas”, expresó que el estudio va en dos líneas y se espera concluir en los siguientes dos años.

Con el apoyo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” reclutan a pacientes con esa triada de padecimientos para conocer el impacto de la combinación de estas afecciones en las vías respiratorias, y cómo se comportan según los distintos índices de polución.

“A nivel internacional hay una preocupación de que pueda favorecer el desarrollo de diabetes, porque la contaminación produce un estado de mayor inflamación y esto puede alterar vías metabólicas y fomentar el avance de esa enfermedad”, resaltó Sierra Vargas.

El tema de la alimentación y otros hábitos en el estilo de vida serán evaluados en este proyecto.

El proceso de selección de los participantes en el análisis no ha sido fácil, pues primero se debe encontrar a las personas que vivan con las tres afecciones.

Se evalúa en los participantes la influencia de estos males en el aspecto metabólico, inflamatorio y de estrés oxidante, señaló la investigadora.

Respecto a los altos índices de partículas PM 2.5 que se registraron en los últimos días en la zona metropolitana del Valle de México, a consecuencia de los incendios forestales ocurridos al mismo tiempo en el país, afirmó que las personas con asma y otras enfermedades respiratorias son más vulnerables a estos contaminantes.

El efecto de este tipo de partículas y otros contaminantes como el ozono, es lo que se pretende estudiar en el protocolo que desarrolla el INER.