Acapulco, Guerrero.- "Estamos pasando la peor situación de nuestras vidas", narró Eusebia, ama de casa y esposa de uno de los muchos pescadores afectados de Pie de la Cuesta por la contingencia sanitaria en el puerto.

Desde hace más de 25 días que su esposo José Francisco Ochoa dejó de trabajar -a consecuencia del cierre de playas- desde entonces, llevar el sustento a su hogar se ha vuelto muy complicado, señala en entrevista para Bajo Palabra.

Sin embargo, esta no es la única crisis a la que se enfrentan, pues a pesar de que el agua es un elemento importante en la prevención del Covid-19, en la colonia Jardín Azteca, lugar en el que viven, no cuentan con servicio de agua potable, a consecuencia cada 10 días deben comprar el equivalente para llenar un viejo tinaco que tienen en casa, situación que los tiene en jaque, ya que al no generar ingresos temen no poder cubrir esa necesidad.

LEE TAMBIÉN: Restaurante regala comida a afectados por contingencia en Acapulco

"Dios no nos falta, me ha dado la fuerza y voluntad para poder a veces acudir a hacer aseo a las casas de algunos vecinos, también realizo algunos tejidos y bordados, con eso nos hemos ido apoyando aunque sea para comprar tortillas en esta contingencia sanitaria", indicó.

Eusebia y José no son los únicos afectados, así como la de ellos hay más historias, tal es el caso de Apolinar Santiago Galindo, buzo de 65 años que a raíz de la pandemia se quedó desempleado y al transcurrir los días se ha quedado sin los pocos ahorros que almacenaba.

"Los vecinos me han apoyado, me regalan un kilo de arroz o frijol y tortillas, lo poco que tenía guardado ya me lo acabé, ya son 25 días desde que empezó la cuarentena, he pagado comida, servicios y ya no tengo", contó.

Conforme pasan las semanas, él, su hijo, nuera y nietos hacen diferentes mandados a los colonos, para de alguna manera generar ingresos y "sobrevivir a esta pandemia".

A casi un mes de que de se declarara el confinamiento obligatorio en el puerto, autoridades locales y estatales siguen sin brindar atención y ayuda a los cientos de familias acapulqueñas quienes en su mayoría dependen del turismo y se vieron a afectadas por el paro de actividades en la ciudad.