La empresa Pizza Hut instalará al robot Pepper en sus restaurantes de Japón, Singapur y otras naciones asiáticas tras una asociación con MasterCard y SoftBank¸ le empresa japonesa que construyó el robot.

El hecho ha significado una llamada de atención para quienes afirman que, para bien o para mal, los robots comenzarán a sustituir a las personas en millones de puestos de trabajo.

En un inició, la empresa MasterCard también tiene pensado instalar a Pepper en restaurantes como McDonalds, para que sustituyan el servicio automático.

Pepper es un robot con un rostro amable y adorable, color blanco, de un metro y 20 centímetros de altura y capaz de identificar clientes e interactuar con ellos, respondiendo y haciéndoles preguntas.

En el caso de su versión para restaurantes, el robot puede sugerir platillos de acuerdo al estado de animo del comensal.

En Japón, el robot ha sido un éxito y se han vendido más de 14 mil unidades, y empresas como Nestlé y bancos locales también han comenzado a incluirlo dentro de sus filas para atender al público en general.

Cada robot cuesta unos dos mil dólares, y MasterCard también ha iniciado un proyecto para implantarlo en hoteles y aeropuertos, aunque sólo como un “experimento”.

Pepper ha alimentado el debate mundial acerca de la revolución que significaría que los robots sustituyan a millones de trabajadores humanos en un futuro.

Países como Japón, con una gran población de ancianos, ven a los robots como una manera de resolver el problema de la atención a personas de la tercera edad sin la necesidad de recurrir a la inmigración.