México. Notimex.- El presidente Andrés Manuel López Obrador expresó hoy su sorpresa por el rechazo de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) a la reforma que eleva a categoría de delitos graves la entrega de facturas falsas y la creación de empresas "fantasma".

"Me llama muchísimo la atención. ¿Cómo una organización empresarial va a estar en desacuerdo?, ¿cómo se va a estar apoyando la falsificación de facturas?, lo que están demostrando es que ellos estaban de acuerdo con estos ilícitos", dijo en su conferencia de prensa matutina.

Aclaró que no habla de todos los empresarios, sino de la actitud de los dirigentes que se comportan como un partido político. "Me dejó anonadado este asunto", expresó López Obrador.

Por ello, el mandatario mexicano se preguntó dónde queda la honestidad y decencia de este sector conservador que culpaba a los comerciantes informales de no pagar impuestos y advirtió que “el que nada debe, nada teme”.

Afirmó que con esta reforma se pondrá orden y se aplicará el principio de igualdad, pues cuestionó que cómo es posible que se aplique la ley a quien no tiene influencias y no puede pagar su inocencia.

López Obrador indicó que con esta evasión fiscal dejaban de ingresar a la hacienda pública 400 mil millones de pesos al año, pues se protegía a los factureros y dijo que pueden interponer todos los amparos que deseen contra la ley, pues están en su derecho.

“Los delincuentes de cuello blanco son los peores, son los que dañan más, como los políticos corruptos, imagínense no era grave la corrupción, es para que estuvieran pidiendo disculpas todos los que apoyaron al régimen neoliberal”, consideró.