La amenaza de Corea del Norte y del grupo yihadista Estado Islámico (EI) dominarán los trabajos de la Cumbre de Seguridad Nuclear, que iniciará el próximo jueves en esta capital, informaron hoy funcionarios de la Casa Blanca.

El asesor de Seguridad Nacional para Comunicaciones Estratégicas de la Casa Blanca, Ben Rhodes, señaló que la cita será una oportunidad “para fortalecer los esfuerzos bilaterales y multilaterales” en pos de una sólida seguridad nuclear, por lo que este proceso de cumbres ha sido importante.

Ante las pruebas de que “a los grupos terroristas como el EI no les importan las vidas inocentes o las normas internacionales, es necesario redoblar los esfuerzos para tener una seguridad nuclear internacional”, dijo.

La inclusión del Estado Islámico a la agenda de trabajo será la primera vez que un actor no estatal sea centro de estas discusiones, que iniciaron en 2009, cuando el presidente estadunidense Barack Obama convocó en esta misma capital la primera de estas reuniones.

El director para temas de Asia del Consejo Nacional de Seguridad (NSC) de la Casa Blanca, Dan Kritenbrink, destacó que gran parte de las discusiones del mandatario con sus aliados estarán centrados en la amenaza del programa balístico nuclear de Corea del Norte.

“El foco primario de esta reunión será Corea del Norte”, dijo Kritenbrink en rueda de prensa, al aludir las recientes pruebas balísticas llevadas por ese régimen, en respuesta a la cual Naciones Unidas aprobó un nuevo régimen de sanciones.

Los temores por la insistencia de Pyongyang para desarrollar una capacidad balística nuclear se reflejarán en el hecho de que las únicas reuniones bilaterales previstas por Obama se celebrarán de manera conjunta con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hyewith.

El mandatario estadunidense sostendrá también un encuentro bilateral con el presidente de China, Xi Jinping, el principal aliado norcoreano.

Obama se entrevistará además con los dirigentes de China, Francia, Reino Unido y Alemania (que junto con Estados Unidos y Rusia integran el grupo P5+1) para evaluar la implementación del acuerdo nuclear con Irán, donde será notoria la ausencia del presidente ruso Vladimir Putin, quien no asistirá a este encuentro.

La noche del jueves, el mandatario recibirá a los jefes de Estado asistentes al encuentro en una cena de trabajo en la Casa Blanca, y el viernes próximo presidirá las tres reuniones plenarias para concluir con una rueda de prensa.

Notimex