México.- El nuevo coronavirus encuentra a las instituciones de salud pública mexicanas debilitadas. Los presupuestos de varias dependencias encargadas de lidiar con una posible propagación de casos han sufrido recortes en los últimos cinco años.

“En la medida en la que se vaya desarrollando (la enfermedad) vamos a atender los casos, decirle a la gente (que estén) serenos, tranquilos, tenemos capacidad para enfrentarla”, dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia del 28 de febrero.

Sin embargo, el presupuesto de oficinas clave de la Secretaría de Salud (SSa) como la Dirección General de Epidemiología, que se encarga de la vigilancia de las epidemias en el país a través de la coordinación de 20 mil cinco unidades de atención, se ha reducido un 32 por ciento desde 2016, año en el que contaba con 800 millones 281 mil pesos, mientras que para 2020 solo se destinaron a esa institución 544 millones 193 mil pesos. Solo durante la administración de López Obrador la dirección recortó en 9.46 por ciento su presupuesto de 2019 a 2020.

Menos prevención y control

“Estamos preparados para enfrentar esta situación del coronavirus, tenemos los médicos, los especialistas, los hospitales, la capacidad para hacerle frente a este caso del coronavirus”, ha declarado el Presidente.

Pero otra dependencia que el nuevo coronavirus tampoco encuentra en su mejor momento de los últimos cinco años es el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece).

Este organismo, que se encarga de implementar programas para la prevención y control de enfermedades para reducir la mortalidad, contará este año con 928 millones 790 mil pesos; esto es 2.6 por ciento más que en 2019, pero 18.5 menos que en 2016.