México.- Hoy en la mañanera, se informó que México entró oficialmente a la etapa 2 de contingencia por el coronavirus. Básicamente significa que de una propagación lenta pasaremos a una muy acelerada, por lo que hoy es el momento para aplicar nuevas medidas.

Entre otras cosas, los recursos económicos empezarán a fluir en ingentes cantidades.

En días pasados los dirigentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), felicitaron a México por el manejo de la crisis. A pesar de la guerra de desinformación que esparcen los medio alineados a la derecha, con el propósito de generar miedo y caos entre la población, las medidas tomadas por el gobierno han cumplido con su objetivo.

Las conferencias médicas que se dan todos los días a las 7 de la noche, el micro sitio, la línea de información, entre otras, han logrado que el nivel de la información mantenga relativamente tranquilos a los mexicanos.

México ha sabido abrevar de la experiencia de los chinos. Ha implementado con éxito las medidas necesarias para prever y mitigar los efectos nocivos del virus de Wuhan.

Mientras tanto, Estados Unidos (EU), salva a Wall Street y su prioridad es la economía; no dejan de exigir -así, exigir- información y de acusar a China sobre su comportamiento frente a otros países. Recordemos que Italia fue abandonada por Europa y el propio EU, pero los chinos mandaron toneladas de equipo médico y personal especializado. Son los chinos quienes están salvando al mundo. Son los comunistas los que ofrecen ayuda. Es el régimen “dictatorial” quien abre sus arcas en auxilio de los seres humanos.

El paradigma está cambiando

Sí, está cambiando ante los ojos de todo el mundo, en vivo y en directo. Los ciudadanos del mundo entero están contemplando las acciones de las grandes potencias con la inmediatez que dan las redes sociales, por lo que reciben la información y el mensaje sin filtros ni edición. Y así, crudamente, se vislumbran con mucha claridad las prioridades de cada uno y nos obligan a preguntarnos si es tan bueno y maravilloso e incluso poderoso hoy, lo que fue ayer.

También la economía está frente a un escenario inédito ante la cancelación de decenas de eventos mundiales que han sido aplazados o cancelados. La culminación fue el aplazamientos de Tokio 2020.

Los epidemiólogos hablan de la lucha contra el coronavirus como una guerra. En términos de historia, esa metáfora se está haciendo realidad frente a nuestros ojos.