Ciudad de México.- El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer hoy los resultados de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2019 en los que exhibe que los actos de corrupción siguen presentes en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Con datos duros, la encuesta consigna que la tasa de prevalencia de corrupción pasó de 14 mil 635 víctimas por cada 100 mil habitantes en 2017 a 15 mil 732 en 2019.

Además, la tasa de incidencia creció de 25 mil 541 en 2017 a 30 mil 456 actos de corrupción en 2019.

La ENCIG 2019 revela también que 52.9% de las personas han vivido experiencias de corrupción con autoridades vinculadas a la seguridad pública. Un 25% con personal encargado de solventar trámites en el Registro Público de la Propiedad (RPP) o, bien, en las alcaldías y oficinas públicas relacionadas con la expedición de permisos de uso de suelo, demolición o construcción, solicitudes de constancias de libertad de gravamen.

La ENCIG 2019 midió la relación de las personas con experiencias de corrupción y desconfianza en pagos, solicitudes de drenaje, alumbrado público, parques, metro, autopistas, recolección de basura, policía.

De igual forma, se midió la satisfacción de la población con los servicios de educación pública básica, universitaria, servicios de salud del IMSS, ISSSTE y Centros de Salud.

En términos generales, el promedio de satisfacción a nivel nacional, tuvo un ligero avance respecto a 2017, pasando de 45.5% a 47.2%.

Los trámites ante el Ministerio Público alcanzaron una experiencia de corrupción de 65.1%; mientras que, en partidos políticos, el nivel de desconfianza es de 75.4%.

En cuanto a servicios de salud estatales, y de transporte público automotor, la insatisfacción fue de 52.8%, y 67.3%, respectivamente.

Asimismo, lo que responde a la confianza de la población en personas, instituciones o actores de la sociedad, se estima que, en 2019, el 86.8% confía más en sus familiares.

Los trámites, pagos o solicitudes con mayor nivel de satisfacción a nivel nacional fueron los pagos de servicios de energía eléctrica y agua potable, con 88.9% y 86.3%, respectivamente.

Con información de Proceso