LA COLUMNA DE OLVERA

 

México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador salió al quite para solucionar la falta de medicamentos para niños con cáncer al comprometerse públicamente a que no faltarán estos fármacos.

Si los padres de familia querían una pronta solución para terminar con este problema, qué mejor respuesta que la del propio jefe del Ejecutivo, quien recordó que el gobierno de la república tiene la obligación y la responsabilidad de velar por la salud de todos y más si se trata de la niñez mexicana.

Aún cuando en su conferencia mañanera de este jueves denunció la existencia de algunas resistencias en el sector salud, dado el combate a la corrupción en la compra y distribución de medicamentos, estrategia que ha pisado muchos callos y, sobre todo, ha afectado intereses creados en otras administraciones, López Obrador garantizó no sólo a los papás de los menores que padecen esta terrible enfermedad, sino a toda la nación que no faltarán las medicinas para tratar el cáncer.

Para muchos ciudadanos este compromiso presidencial generará tranquilidad entre los padres de familia de los menores, pero sería bueno y benéfico para el país continuar las investigaciones sobre la posible complicidad entre varios directores de hospitales con directivos de la empresa Pisa, que abastecía este tipo de medicamentos.

Todos tenemos el derecho de conocer a quiénes son los verdaderos responsables del desabasto de los citados fármacos, ya que en su afán por mantener el control de los mismos, han puesto en riesgo la vida del tesoro más preciado que tiene una nación como es su niñez.

Y no se vale que la voracidad de unos cuantos empresarios que se resisten al cambio ponga en peligro la vida de miles de pequeños y menos si se trata de médicos, cuya ética se supone es salvar vidas.

Los mexicanos estamos cansados de que lucren con nuestra salud, de que se antepongan los intereses personales o de grupo,a los de la ciudadanía. Por eso el reclamo popular en este caso es conocer los nombres de las personas que han ocasionado el desabasto de medicamentos niños y castigarlos.

Se pueden perdonar muchas cosas, pero que atenten contra la vida de nuestros hijos no, porque es algo mezquino e imperdonable, que deben tener muy en cuenta nuestras autoridades a la hora de investigar y dar con los culpables. Los padres de familia y público en general quieren nombres de los verdaderos responsables.

Aclaro que no se pide quemarlos en leña verde, que bien merecido lo tendrían, sino aplicarles todo el peso de la ley, por ese acto atroz de provocar la falta de medicinas.