México.- La corrupción en México sí tiene un aspecto cultural, y si eso no se admite, no se podrá resolver, dijo María Amparo Casar, presidenta ejecutiva de Mexicanos Contra la Corrupción.

Durante la presentación del libro ¿Qué es la corrupción?, del australiano Leslie Holmes, Casar aclaró que por cultura se debe entender al conjunto de valores, actitudes y comportamientos.

“Si así se define la cultura, en términos generales, en México tenemos unos valores que no son apegados a la legalidad”, aseguró.

La corrupción, apuntó, se encuentra arraigada en todos los niveles de la sociedad en México, y no se trata de un problema localizado en un solo sector.

“No nos podemos creer que hay una división entre los ciudadanos buenos y los políticos malos. En todos lados hay actos de corrupción, también en los ciudadanos”, subrayó María Amparo Casar.

“Todo mundo habla de los políticos, como si fuera un fenómeno privativo del sector público. Nos puede dar mucho mas coraje que haya actos de corrupción, como un desvío de recursos, cuando es con el dinero de nuestros impuestos”.

La corrupción, aclaró no sólo está en el sector público, sino que también involucra muchas veces al sector privado.

Sin embargo, el hecho de que la corrupción tenga un aspecto cultural, apuntó Casar, no quiere decir que sea algo que no se puede cambiar.

Durante la presentación de esta obra, que se llevó a cabo en el marco de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, María Amparo Casar señaló que la corrupción también tiene un aspecto institucional en México.

“La corrupción tiene incentivos, al final te convienen los actos de corrupción, si no, te tardas más tiempo en construir tu edificio o no te dan tu ficha para el Seguro Social, son cosas que padecemos en la cotidianidad”, describió.

La especialista también admitió que en México existe una muy baja cultura de la legalidad.

“Tenemos una actitud de desprecio frente a la ley: más de 60% de los mexicanos piensa que si la ley es injusta, no estamos obligados a obedecerla”, reveló.

A pesar de esto, dijo, la cultura de la legalidad eventualmente cambiará en México.

En la presentación también participó Salvador Camarena, director de Periodismo de Investigación de Mexicanos Contra la Corrupción, quien, citando el libro, dijo que la corrupción puede combatirse de manera similar a como se hace con algunas enfermedades.

“No pensemos que la vamos a erradicar, sólo pensemos que en algún momento vamos a empezarla a controlar, a remitirla a espacios donde sea más o menos soportable vivir con ella”, mencionó.

En algunas sociedades, como las nórdicas, ejemplificó Camarena, los escándalos de corrupción sí pesan, pero son más esporádicos o tienen más posibilidades de ser castigados.

En su intervención, Tomás Granados Salinas, director del sello Grano de Sal que editó este libro, resumió así lo arraigada que está la corrupción en la sociedad mexicana: “En México, no ser corrupto es igual a ser pendejo”.

El libro ¿Qué es la corrupción?, de Leslie Holmes, es una edición pequeña y de fácil lectura, pero trata el tema a fondo y de manera directa. Se puede conseguir en el stand de la editorial dentro de la Feria del Libro del Palacio de Minería, que termina el próximo lunes 4 de marzo.