Guerrero.- En el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) prevalece la corrupción, el uso faccioso de la ley, y la opacidad, denunció el director del Centro de Derechos Humanos de la Montañana Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, quien lamentó la falta de autonomía del Poder Judicial, y que los magistrados responden a intereses políticos.

Consultado vía telefónica, dijo que el Poder Judicial necesita fortalecerse, pues hasta el momento no se administra justicia bajo los principios de objetividad, imparcialidad e independencia, pues prevalece la corrupción, el uso faccioso de la ley, y la falta de transparencia.

El defensor de los derechos humanos dijo que el Poder Judicial está supeditado a los intereses políticos, no está cercano a las víctimas, tampoco rinde cuentas, y no proporcionan información de sus juicios ni de su trabajo.

“No se puede saber realmente cómo están administrando justicia; el tema de la justicia en nuestro estado está hecho trizas, porque hay un rezago, pero sobre todo, hay una gran complicidad de parte de juzgadores con intereses ajenos a la justicia”, afirmó.

“El Poder Judicial es opaco, no rinde cuentas, es un poder que tiene una responsabilidad muy alta de administrar justicia y por lo mismo debe de brindar información veraz, no debe de prestarse a situaciones que pongan entre dicho su trabajo”, indicó.

Barrera Hernández dijo que en el TSJ les hace falta demostrar que son independientes, un mayor trabajo relacionado con la transparencia, además de capacitación, pues hasta el momento existen rezagos, y todavía no se administra justicia bajo los principios de objetividad, imparcialidad e independencia.

“Se prestan a acciones turbias que no son claras, están movidos más por intereses políticos y no tanto regidos por la máxima prueba que es administrar justicia, y sobre todo, desde esa postura imparcial, autónoma, apegada a derecho, hace falta un gran trecho para ganarse la confianza por la vía de los hechos”, expuso.

Manifestó que existe corrupción en el TSJ, y hacen maniobras jurídicas, y el uso faccioso de la ley para responder a intereses políticos cuando son casos delicados.

Sobre el juicio político que interpuso ante el Congreso en 2015 el Colegio de Abogados de Chilpancingo contra los magistrados y en el que plantea la restructuración del Poder Judicial, Barrera Hernández dijo que existe la necesidad de fortalecerlo, y debe de estar cercano a la sociedad, ser transparente, responder a la justicia y no estar acotado a intereses de políticos “porque eso ha ensombrecido mucho el Poder Judicial”.

Hasta el momento, el juicio político contra los magistrados del TSJ sigue en la “congeladora” del Congreso denunció el presidente del Colegio de Abogados de Chilpancingo, Rubén Cayetano García.