EU, (EFE, AFP).-La Corte Suprema de Estados Unidos invalidó este lunes una legislación del estado de Louisiana que restringe el derecho al aborto, un caso que tiene implicaciones mayores para el resto del país.

Se trata de un duro golpe a la campaña de múltiples estados conservadores del país para restringir al máximo ese procedimiento médico que es legal en Estados Unidos desde hace casi medio siglo.

El máximo tribunal estadounidense, donde los conservadores tienen mayoría, rechazó por cinco votos contra cuatro una normativa que requería que las clínicas que realizan abortos tuvieran acuerdos para enviar a sus pacientes a un hospital de mayor complejidad.

De haber sido validada, la norma hubiera implicado el cierre de dos tercios de estos centros.

La decisión fue la primera relacionada con el aborto en el Supremo desde que se sumaron a la corte dos jueces conservadores que el presidente estadounidense Donald Trump seleccionó en buena parte debido a su oposición a ese derecho reproductivo, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh.

Aunque ambos votaron a favor de la ley de Luisiana, se quedaron en minoría porque el presidente del Supremo, el magistrado de tendencia conservadora John Roberts, se sumó a los cuatro jueces progresistas para declarar inválida esa legislación, que habría obligado a cerrar a dos de las tres clínicas del estado.