México, AFP.-La pandemia de la COVID-19 provocará una recesión global en 2020, con una contracción económica estimada en el 3%, y un "grave riesgo" de empeorar, dijo el martes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El aislamiento de la población para evitar contagios y la consiguiente paralización de la actividad económica, reducirá el crecimiento "dramáticamente", con mayor impacto en los países en desarrollo, señaló el FMI en su último informe de "Perspectivas de la economía mundial", que tituló "El Gran Confinamiento".

El Fondo dijo que si se logra contener el nuevo coronavirus y se puede reanudar gradualmente la actividad en la segunda mitad de 2020, la economía global podría crecer 5,8% en 2021.

Para Estados Unidos, la mayor economía del mundo, estimó una recesión más marcada con caída del PIB de 5,9% en 2020, y una recuperación de 4,7% en 2021.

Pero destacó la "considerable incertidumbre" que pesa sobre la fuerza del repunte.

"Resultados de crecimiento mucho peores son posibles y quizás incluso probables", afirmó.

Esto podría ocurrir si la pandemia declarada el 11 de marzo luego de una epidemia que comenzó en China en diciembre se extiende y las medidas de aislamiento se alargan, si el golpe en las economías emergentes es aún mayor de lo proyectado, si se estrechan las condiciones financieras, o si el cierre de empresas y el desempleo prolongado deja secuelas generalizadas.

El nuevo coronavirus deja más dos millones de infectados y unos 120.000 muertos en el mundo. Para frenar su propagación, en las últimas semanas, más de la mitad de la población mundial ha sido llamada a permanecer en sus casas, se cerraron los negocios no esenciales y se redujo drásticamente el tráfico aéreo, acentúandose el derrumbe de los precios del petróleo.

- Crisis única -

"Esta crisis no se parece a ninguna", dijo la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, señalando que "muy problablemente" el mundo experimentará la peor recesión desde la Gran Depresión de 1929, superando con creces la generada por la crisis financiera de 2008. Entonces, la contracción en 2009 fue de sólo 0,1% y los mercados emergentes crecían a un ritmo sólido.

Según los pronósticos del FMI, sólo dos economías se salvarán este año de caer en una recesión, pero en ambos casos la expansión será mínima: China, cuna de la COVID-19, crecerá 1,2%, en tanto India lo hará 1,9%.

Para los países desarrollados, en cambio, se espera que la caída alcance el 6,1%.

La mayoría de las grandes economías sufrirán mermas en su actividad: Estados Unidos (–5,9%), Japón (–5,2%), Reino Unido (–6,5%), en tanto el desplome será peor en la eurozona, con duras caídas en Italia (-9,1%), España (-8,0%), Francia (-7,2%) y Alemania (–7,0%).

La contracción del PIB será aguda en América Latina y el Caribe (-5,2%), con golpes para México (-6,6%) y Brasil (-5,3%) y una profundización de la recesión en Argentina (-5,7%).

Entre los emergentes, también sentirán el impacto Rusia (-5,5%) y Sudáfrica (-5,8%).

El FMI anticipa además una disminución del 11% en el volumen del comercio de bienes y servicios en 2020.

Juntos se puede

El reporte destacó las políticas ya implementadas por muchos gobiernos que combinan ayuda masiva a hogares y empresas junto con inyecciones de liquidez de los bancos centrales en el mercado financiero para evitar colapsos.

Pero sobre todo, subrayó la necesidad de una "fuerte cooperación multilateral", en particular, una mayor asistencia financiera a los países emergentes.

"Para aquellos que enfrentan grandes pagos de deudas, puede ser necesario considerar la moratoria y la reestructuración de la deuda", dijo.

Además, pidió "reducir las barreras arancelarias y no arancelarias que impiden el comercio transfronterizo y las cadenas de suministro globales".

En términos sanitarios, instó a mejorar los sistemas de información sobre infecciones inusuales, a asegurar la disponibilidad mundial de equipos de protección personal, y a estalecer protocolos para que los países no tengan problemas de suministro de equipos esenciales de salud.

Gopinath dijo que "a pesar de las circunstancias terribles", existen "muchas razones" para el optimismo.

Las medidas de distanciamiento social hicieron disminuir los casos nuevos, mientras la comunidad científica trabaja a un "ritmo sin precedentes" para encontrar tratamientos y vacunas.

Y en el frente económico, el mundo cuenta con instituciones multilaterales como el FMI y el Banco Mundial que pueden asistir a los países más vulnerables, una "diferencia crucial" con repecto a la crisis de los años 1930, cuando estos organismos no existían, señaló.

Aún así, resaltó que serán necesarias medidas presupuestarias adicionales si el cese de la actividad persiste y la recuperación resulta demasiado débil una vez que se levanten las medidas draconianas.