México.- Lo que comenzó como un deporte para cazar liebres y venados en el sureste de Estados Unidos es hoy el negocio más prolífico de armas en este país. Ronnie Barrett ha hecho una fortuna en 38 años a costa de la muerte de miles en otros países, como México, donde las armas Barrett son las favoritas de los cárteles del narcotráfico.

Ronnie Barrett creció en Murfreesboro, un condado al sur de Nashville, la capital de Tennesee, donde también se fabrican autopartes, se ensamblan automóviles y es sitio de retiro de miles de veteranos estadunidenses.

El primer prototipo de Barrett, el rifle .50, fue vendido a tres particulares en Texas, “el estado donde más aman las armas”, dijo en una entrevista a la estación de radio de la Asociación Nacional del Rifle. Luego de ello, Ronnie cumplió un pedido de 30 rifles para el gobierno con éxito y lo que vino después fueron premios y reconocimientos por su invento.

En 2005, legisladores demócratas presentaron una propuesta de ley para reducir el uso y venta del rifle .50 bajo el argumento de que “el uso previsto de armas de largo alcance es quitar la vida humana y la destrucción de material, incluidos vehículos blindados y componentes de la infraestructura crítica nacional, como radares y dispositivos de transmisión de microondas.

“Además, las armas de francotirador de calibre 50 representan una amenaza significativa para la aviación civil, ya que son capaces de destruir o deshabilitar los aviones a reacción.

“La disponibilidad prácticamente ilimitada de estas armas de fuego y municiones, dados los usos previstos en su diseño y fabricación,  presentan un serio y sustancial amenaza para la seguridad nacional ” señalaron los demócratas en su propuesta.

En respuesta, Ronnie dijo en una entrevista “que el desarme de la ciudadanía no se basa en ningún hecho, sino en emociones cínicas que se introducen y se apresuran en medio de la noche antes de que alguien tenga la oportunidad de estudiar los hechos verdaderos, antes de que su ciudadanía sepa lo que está sucediendo”.