#Ciencia y tecnología

Crean combustible limpio a partir de agua contaminada

Gimfi, que en lengua otomí significa “agua sucia”, tiene un filtro con capas de algodón, arena, carbón, mármol, grava y tezontle, cuya función es retener sólidos de gran tamaño y partículas orgánicas.

Por Redacción, 2018-08-15 12:02

México, (Notimex).- Dos estudiantes de Ingeniería Química Industrial del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un prototipo compuesto por un purificador y un electrolizador, para aprovechar los efluentes de aguas negras y ríos contaminados para producir combustible limpio.

El mecanismo puede ser fijo o portátil y sería utilizado en las zonas de alta marginación del país, informó el IPN en un comunicado.

Gimfi, que en lengua otomí significa “agua sucia”, tiene un filtro con capas de algodón, arena, carbón, mármol, grava y tezontle, cuya función es retener sólidos de gran tamaño y partículas orgánicas.

Asimismo, sirve para eliminar malos olores y colores, resaltaron las creadoras del proyecto, Jeimmie Gabriela Espino Ramírez y Lisset Dayanira Neri Pérez.

Con la asesoría del profesor e investigador Martín Daniel Trejo Valdez, las alumnas buscan que la generación de hidrógeno sea funcional, es decir, que en lugar de almacenarlo sea utilizado para alimentar estufas y hornillas.

#Ciencia y tecnología

Yogures una fuente elevada de azucares, afirma estudio

Según los investigadores, los resultados son “especialmente preocupantes” en el caso de los yogures infantiles y orgánicos.

Por Redacción, 2018-09-19 16:13

México.-Los yogures pueden ser una fuente “elevada” y “no reconocida” de azúcar, según reveló un estudio publicado en la revista científica británica BMJ.

La investigación, conducida por expertos de las universidades de Leeds y Surrey, alertó de los elevados niveles de azúcar que contienen muchos de los yogures disponibles en el mercado, especialmente aquellos etiquetados como “infantiles” y los orgánicos.

Para llevar a cabo este estudio se analizaron 921 yogures disponibles en cinco cadenas de supermercados británicos, los cuales fueron divididos en ocho categorías: infantiles, alternativas a los lácteos, postres, bebidas, de sabores, de fruta, naturales y griegos, y orgánicos.

Asimismo, la clasificación de bajo en azúcar se hizo de acuerdo con la regulación europea, que indica que los yogures deben tener un máximo de 5 gramos de este producto por cada 100 gramos para poder ser considerados “bajos en azúcares”.

“Si bien existen evidencias de que los yogures pueden ser beneficiosos para la salud, nuestros resultados destacan que el contenido total de azúcar en estos productos es relativamente alto en todas las categorías, con la excepción de los yogures naturales y griegos”, destacó el informe.

Menos del 9% de los yogures y derivados analizados y solo un 2% de los productos destinados a niños pudieron calificarse como bajos en azúcares.

Según los investigadores, los resultados son “especialmente preocupantes” en el caso de los yogures infantiles y orgánicos, que registraron, respectivamente, 10.8 y 13.1 gramos de azúcares por cada 100 gramos.

“Si bien la etiqueta orgánica se refiere a la producción, los consumidores subestiman a menudo el contenido calórico y perciben los contenidos nutricionales de los productos orgánicos, incluidos los yogures, de manera más favorable”, explicaron en el estudio.

No obstante, los académicos advirtieron de que se trata de una investigación de carácter observacional y que solo abarca productos vendidos en cinco cadenas de supermercados.

A pesar de esto, sentenciaron, ” no todos los yogures son tan saludables como quizás los consumidores los perciben, por lo que es necesaria una reformulación para la reducción de los azúcares en estos productos”.

#Ciencia y tecnología

“El día de la unión”, película que recuerda el terremoto del 85

Aquí una semblanza de la cinta.

Por Redacción, 2018-09-19 11:12

México.-“El día de la unión” una película que narra la historia de Javier (Armando Hernández), un taxista al que el destino lo lleva a convertirse en líder de decenas de personas tras el terremoto de 8.1 grados que sacudió al sur del país, y que entre muchas otras edificaciones, derrumbó al icónico Hotel Regis en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Javier enfrentará su suerte ante un reportero (Kuno Becker), quien lo obligará a rescatar a su hijo sepultado en el sótano de un edificio.

Lo bueno

Las actuaciones. Tanto Armando Hernández a quien vimos protagonizando la serie biográfica de Julio César Chávez “El César”, como Ximena Ayala quien se catapultó a la fama con la película Perfume de violetas, y Ramiro Cid quien interpreta al hijo sepultado de Becker, son lo mejor del largometraje. Se agradece totalmente la naturalidad de sus actuaciones pese a un guion realmente malo.

Otro aspecto destacable es que la cinta contiene imágenes reales de lo sucedido en aquel desastre, como la épica transmisión en vivo de Jacobo Sabludovky frente a las instalaciones de Televisa San Ángel, o de los desgarradores momentos vividos afuera del ya desaparecido Parque del Seguro Social. Sin embargo, a estas escenas se les colocó el logo de la empresa que realizó las transmisiones ¡y es enorme! ¿De verdad nadie checó cómo se vería en una pantalla de cine?

Lo último rescatable de la cinta son los efectos especiales del terremoto, de pronto sí crees que es un Armagedón hollywoodense y te comerás las uñas al ver cómo se destruye un edificio por dentro. Peeerooo, la escena del temblor dura bien poquito, no sé ustedes pero yo esperaba más cámaras lentas e imágenes de muchos mexicanos aterrados, y sin embargo la trama pesa más por otras situaciones.

Lo malo

Definitivamente el guion. No hay nada que se pueda rescatar de él. Todos son diálogos cliché de momentos cliché que terminan dándote más risa, que sentimiento. Es muy triste que todo lo hayan querido resumir a un discurso final y no lo pudieran haber logrado con escenas.

La duración es otro aspecto negativo de la cinta. 110 minutos son demasiado. Si bien la película engancha por ser un suceso trascendental en la historia de México, de pronto ya quieres que termine para irte a tu casita y en el mejor de los casos revisar cuáles son las zonas de riesgo y puntos de reunión en tu colonia durante una emergencia.

Conclusión

¿Neta el 19 de septiembre de 1985 fue el día de unión? Pareciera que la película nos demuestra todo lo contrario y nos da a entender que en las peores tragedias también sale lo peor de los seres humanos.

Finalmente podríamos decir que este largometraje no logra transmitir el mensaje sobre las cualidades de los mexicanos, pues sin menospreciar todo el esfuerzo realizado en el terremoto del 85, los hechos no se comparan ni tantito con lo que vimos y vivimos en el terremoto del 2017, donde no fueron decenas, sino miles las personas que se volcaron a las calles para ayudar ya sea con alimentos, materiales de construcción o fuerza física.

Puedes ir al cine y rememorar la tragedia que azotó a nuestro país hace ya 33 años, pero no esperes encontrar en esta recreación el verdadero sentido de lo que nos une como mexicanos.

#Ciencia y tecnología

Científicos mexicanos desarrollan cubiertos comestibles a base de arroz

Los cubiertos son desarrollados por investigadores del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (Ceprobi), del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Por Redacción, 2018-09-18 14:19

México, (Notimex).– Científicos mexicanos crearon cubiertos comestibles, elaborados con salvado de arroz, con doble trascendencia: al contener este grano ayudará a mejorar la nutrición y podrá contribuir al cuidado del medio ambiente.

Los cubiertos son desarrollados por investigadores del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (Ceprobi), del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

En México, el salvado de arroz se destina como alimento para animales, debido a que se enrancia en corto tiempo, sin embargo, los expertos politécnicos controlaron la oxidación del producto y así desarrollar también mazapanes y totopos altamente nutritivos.

En un comunicado, el IPN informó que los responsables del proyecto son Adrián Quintero Gutiérrez, Javier Villanueva Sánchez, Guillermina González Rosendo y Víctor Alcántar Rodríguez, quienes integran al proyecto a estudiantes de licenciatura y posgrado.

Los expertos afirmaron que este tipo de productos tienen un futuro promisorio, ya que aportan diversos nutrientes como antioxidantes, aminoácidos esenciales, vitaminas B1, B2, B3, B6, B9 y E, sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro, zinc, selenio y grasas mono y poliinsaturadas.

Para encontrar la fórmula correcta para hacer los cubiertos, los científicos realizaron múltiples pruebas hasta encontrar la textura que consideraron adecuada. Para conservar las propiedades de alimentos funcionales, destacaron, únicamente usan salvado de arroz, agua e ingredientes naturales.

Por ahora han elaborado las cucharas, cuya resistencia es adecuada y cumplen efectivamente su función al entrar en contacto con alimentos calientes; sin embargo, agregarían alguna goma comestible para aumentar la dureza.

Apuntaron que el siguiente paso será desarrollar un molde especial para producir las cucharas, así como los otros utensilios.

Además de estudiar las propiedades de los alimentos para generar nuevos productos, toman en cuenta las necesidades sociales, los recursos disponibles en la región y las preferencias de los habitantes del estado de Morelos, donde está ubicado el Ceprobi.

De esta manera, trabajan también en el desarrollo de un mazapán, el cual ya cuenta con todas las evaluaciones requeridas y los ensayos clínicos correspondientes para solicitar el registro de la patente e iniciar su comercialización.

Señalaron que las evaluaciones clínicas al mazapán se han realizado en diferentes grupos de la población como: adultos con exceso de peso, adultos mayores y niños.

Asimismo, en colaboración con el Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud (CICS), Unidad Santo Tomás y la Escuela Superior de Medicina, evalúan el efecto de la golosina en niños con déficit de atención.

Como parte de este proyecto y para dar valor agregado al salvado de arroz, también producen totopos horneados con harina de maíz y salvado de arroz, como una opción de botana saludable por su contenido de fibra y antioxidantes.

Los investigadores resaltaron que otro propósito del proyecto es generar diferentes productos para diversificar el consumo del salvado de arroz. Mencionaron que el arroz Morelos recientemente obtuvo la denominación de origen, situación que aprovecharán para impulsar la economía de los productores.