México.- Un grupo de investigadores ha creado un nuevo embrión de rinoceronte blanco norteño como parte de una campaña global para mantener con vida esa subespecie casi extinta.

Solo quedan dos ejemplares y los dos son hembras.

El embrión viable es apenas el tercero que se crea en un laboratorio con óvulos tomados de las hembras e inseminados con esperma congelado de machos muertos, explicaron los investigadores en un comunicado.

Los embriones se almacenan en nitrógeno líquido para implantarlos en los próximos meses en madres sustitutas de la subespecie rinoceronte blanco sureño.

“Es asombroso que podamos revertir la pérdida trágica de esta subespecie mediante la ciencia”, señaló el ministro keniano de Vida Silvestre, Najib Balala, en la declaración conjunta del Servicio de Vida Silvestre de Kenia y conservacionistas kenianos, checos, alemanes e italianos.

El objetivo último, que se alcanzaría en varias décadas, es crear una tropa de al menos cinco ejemplares y reintroducirlos en su hábitat natural africano.

Las dos rinocerontes blancas norteñas, Najin y Fatu, se encuentran en Kenia. Los tres embriones viables fueron creados con huevos de Fatu.

“Ahora el equipo hará todos los esfuerzos para lograr el mismo resultado con Najin, de 30 años, antes de que sea demasiado tarde para ella”, dijo Thomas Hildebrandt, del Instituto Leibniz de Alemania.

Se ha demostrado que el procedimiento es sano y se puede realizar con regularidad mientras los animales están en edad de ovular, según el comunicado.

El paso siguiente es seleccionar una hembra de rinoceronte blanco sureño en la reserva keniana de Ol Pejeta, mencionó el ministro Balala.

Las décadas de caza furtiva han llevado al rinoceronte al borde de la extinción. Son cazados por sus cuernos, que se utilizan como material de talla, y en la medicina china tradicional por sus supuestas propiedades curativas.

El último rinoceronte blanco norteño macho, llamado Sudán, se hizo famoso en 2017 como el 'soltero más codiciado del mundo' en la aplicación de parejas Tinder como parte de una campaña para reunir fondos. Sudán, que llevaba el nombre de su país natal, fue sacrificado en 2018, a los 45 años, debido a enfermedades relacionadas con la vejez.