Ciudad de México.-Una de las ventajas que puede traer la tecnología es la inclusión. La mayoría de los sistemas operativos y móviles cuentan con opciones para que personas son alguna discapacidad o condición que les permita comunicarse puedan interactuar con los dispositivos y los demás de una manera más simple. Pensando el ello científicos desarrollaron un guante que puede traducir el lenguaje de señas en tiempo real.

En la Universidad de California, Los Ángeles, o UCLA por sus siglas en inglés, un grupo de bioingenieros se han dado a la tarea de desarrollar un dispositivo, similar a un guante, que tiene la capacidad de traducir el lenguaje de señas americano al idioma inglés en tiempo real, todo a través de una aplicación para teléfonos inteligentes.

"Nuestra esperanza es que este desarrollo se convierta en una manera fácil para las personas que usan el lenguaje de señas puedan comunicarse con aquellos que no les entienden sin necesidad de que alguien más les traduzca", dijo Jun Chen, profesor asistente de bioingeniería en la Escuela de Ingeniería Samueli de la UCLA y el investigador principal de la investigación. 

Si bien la intención principal es que aquellos que utilizan lenguaje de señas puedan interactuar en tiempo real de una manera más simple, esta tecnología, señaló Jun Chen, también puede ser una buena alternativa para aquellos que quieran aprender cómo comunicarse a través de este lenguaje.

¿Cómo funciona el guante?

La investigación que se publica en la revista Nature Electronics detalla que el sistema incluye un par de guantes con sensores delgados y elásticos que se extienden a lo largo de cada uno de los cinco dedos. Dichos sensores, que están hechos de hilos conductores de electricidad, identifican los movimientos de las manos y la colocación de los dedos para mostrar qué letras, números, palabras y frases individuales se están representando.

Para explicarlo con más detalle, el dispositivo convierte los movimientos de los dedos en señales eléctricas que se envían a una placa de circuito del tamaño de una moneda que está instalado en la parte de la muñeca. Dicha placa transmite las señales de forma inalámbrica a un teléfono inteligente que las traduce en palabras habladas a una velocidad de aproximadamente una palabra por segundo.

Sin embargo, dado que en el lenguaje de señas la comunicación no depende únicamente de las manos, los investigadores decidieron agregar también sensores adhesivos a las caras de las personas, en medio de sus cejas y a un lado de la boca, con la intención de capturar expresiones faciales, fundamentales para poder tener una comunicación completa.

Cabe señalar que esta no es la primera vez que se desarrolla un dispositivo con este propósito. La ventaja del sistema de la UCLA es que otras versiones se han visto limitadas por estar basadas en dispositivos voluminosos y pesados que, además, eran incómodos de usar. “El dispositivo desarrollado por nuestro equipo es de un peso ligero y su construcción tienen bajo costo, aunque es de larga duración pues los polímeros y los sensores electrónicos son muy flexibles y económicos”, aseguró Chen.