México.-Investigadores de la Universidad Queen Mary en Londres han desarrollado una prueba no invasiva para detectar el precáncer cervical mediante el análisis de muestras de orina y vaginales recolectadas por la propias mujeres, un exámen que revolucionará la forma de diagnóstico de esta enfermedad.

Esta prueba fue desarrollada para aquellas mujeres que no suelen asistir a la clínica por exámenes de rutina como el papanicolaou, o para quienes sus sistemas de salud no cubren este tipo de consultas y valoraciones.

El estudio sobre la aplicación de esta prueba para detectar el cáncer cervicouterino es hasta ahora el más grande para probar un clasificador de metilación en orina y muestras cervicales auto recolectadas, llamado S5, utilizado para detectar lesiones pre cancerígenas en mujeres.

Hasta ahora la prueba del VPH es el método más utilizado para la detección primaria del cáncer de cuello uterino sin embargo, carece de especificidad, por lo que aquellas mujeres que resultan positivas a VPH deben realizarse una segunda prueba para descartar riesgo de cáncer.

Esta prueba presentada en la Conferencia Sobre el Cáncer NCRI 2019 analiza la metilación del ADN de los cuatro tipos de VPH más fuertemente asociados con el cáncer (HPV16, HPV18, HPV31 y HPV33) y el gen humano EPB41L3 para producir una puntuación que indica el nivel de riesgo.

Dependiendo de el puntaje se definia el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino. Para la investigación se probó la S5 en un total de 620 mujeres que proporcionaron muestras vaginales, de las cuales 503 también proporcionaron una muestra de orina.

Si el puntaje está por encima de un punto de corte seleccionado, indica un mayor riesgo de una lesión precancerosa, y cuanto mayor sea el puntaje, mayor será el riesgo de cáncer.

Las muestras recolectadas por profesionales de la salud tuvieron una precisión del 100% para detectar el cáncer cervical invasivo y 93% preciso para detectar el precáncer en mujeres que tuvieron una prueba positiva de VPH. El clasificador S5 fue igual de preciso tanto en las muestras de orina como vaginales.

“Esperamos que la prueba de auto-muestreo mejore las tasas de aceptación para la detección del cáncer de cuello uterino, además de reducir los costos para los servicios de salud y mejorar el desempeño de los programas de detección", afirma la doctora Belinda Nedjai, investigadora principal.

El cáncer cervicouterino es uno de los cánceres más comunes en mujeres, y acaba con la vida de cientos de miles de ellas cada año. La causa más frecuente de este tipo de cáncer es el virus del papiloma Hphumano (VPH), por lo que la prueba de esta infección sexual es en la actualidad el indicador más utilizado para la detección de cáncer de cuello uterino.