México.- Se trata del micrositio llamado Registro de Personas Fallecidas Sin Identificar (PFSI) que fungirá como una herramienta para lograr agilizar la identificación de las personas fallecidas.

La información mostrada es de cadáveres no identificados de las morgues estatales. El acceso es por la vía digital cienciasforenses.jalisco.gob.mx/registro_pfsi.php y en el mismo se exponen las características físicas de los cuerpos y las condiciones de su aseguramiento.

El registro se deriva del convenio del Instituto de Transparencia e Información Pública de Jalisco (ITEI) con el ejecutivo estatal, con la intención de resolver los reclamos de colectivos de búsqueda de personas desaparecidas, generados con la crisis forense de hace un año, cuando un tráiler circuló por varios municipios con más de 400 cuerpos.

El PFSI busca ser una herramienta orientativa para facilitar la ubicación y el reclamo de cuerpos que se encuentran bajo resguardo del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

Actualmente se enlistan 814 cuerpos no reclamados, y el buscador de la página ofrece la revisión a través de filtros como: edad, indumentaria, o señas particulares, como tatuajes, cicatrices, o algún rasgo físico característico.

Desde el 19 de septiembre a la fecha se han remitido a las morgues 4,160 cadáveres, indicó el gobernador Enrique Alfaro, quien afirmó que se garantiza la transparencia en las estadísticas.

“Están identificados y entregados a sus familias 3,473; es un número importante, se va avanzando, pero aún tenemos 654 personas que tenemos que identificar. Ha habido sucesos que han complicado mucho el trabajo de Ciencias Forenses, para qué entro en detalles, todos entendemos las razones, pero sí es cierto que el esfuerzo que estamos haciendo nos permite mejorar muchísimo el trabajo de la institución”, declaró.

Asimismo, el mandatario local dijo que el IJCF tendrá un incremento presupuestal de 17 % para el próximo año, por el orden de 268 millones de pesos contra los 228 millones de 2019. Además anticipó la habilitación de un nuevo Laboratorio de Genética.

Integrantes del colectivo “Por Amor a Ellxs”, reúne a familiares de desaparecidos en Jalisco. Mes a mes acuden al Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) para ver si hay algún registro de sus familiares, pero ante tanta información, quisieron ayudar a personas que sufren la misma situación, así decidieron tomar apuntes y difundir en sus redes sociales las características de estos cuerpos.

"A nosotros nos prohíben tomarles fotos y nosotras decidimos apuntar cada característica, desde tatuaje, dentadura, todo lo que se pueda identificar, se nos hizo muy egoísta que solamente nosotras tuviéramos esa información cuando hay miles de familiares que están buscando a su ser querido”, señaló Consuelo Velázquez, integrante del colectivo “Por amor a Ellxs”.

Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas, Jalisco ocupa el tercer lugar nacional. Entre los estados con más desapariciones se ubican Tamaulipas, Veracruz y Estado de México.

El portal informativo de Jalisco no es el primero. En Baja California ya existía un sitio similar ante la gran incidencia de cadáveres sin identificar debido al tránsito de personas tanto nacionales como también centro y sudamericano, muchos de ellos migrantes que intentaron cruzar la frontera a Estados Unidos y no pudieron lograrlo. Para la información de 2003 a 2008 puede acceder aquí, mientras para registros más actuales en este sitio.

En el tema de desaparición de personas en México no hay certezas; como parte de la tragedia se desconoce la cifra real de personas desaparecidas.

En abril de 2018 dejó de alimentarse el registro oficial, lo que significa que ni siquiera hay indicios del número de víctimas en el país los últimos meses.

La cifra oficial más reciente es la que en enero pasado dio a conocer la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, según la cual, hay más de 40,180 mexicanos desaparecidos desde 2006.

Entre algunas de las deficiencias del sistema se encuentran: exclusión de casos, no aportar información sobre quiénes desaparecen y en qué circunstancias, así como brindar muy pocos datos sobre la desaparición de migrantes y los casos de desaparición forzada. Además de no compartirse datos entre municipios, incluso de los mismos estados.

Para resarcir esta situación, la Ley General de Desaparición que entró en vigor en enero de 2018 ordenó la creación del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas, pero no ha sido implementada.