El fiscal general de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, señaló que existen los suficientes elementos para asumir que el crimen organizado estuvo detrás del asesinato del comandante regional de la Policía Ministerial, Jesús David Urquizo Molina, la mañana del jueves.

"Ya tenemos suficientes elementos para poder asumir la responsabilidad al crimen organizado, pero por ahora no podría dar nombres, porque podría violentar el sigilo de la investigación", dijo, en entrevista televisiva con un medio nacional.

No obstante, señaló que no se descartan otros móviles, por lo que se investigarán también las mantas colocadas, supuestamente, por miembros de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (CETIG), en la que amenazan de muerte al comandante.

De igual manera, recordó que Urquizo Molina ya había sufrido numerosos atentados, por lo que tendrá que investigarse si estos se encuentran relacionados con el homicidio de ayer.

Respecto al menor de edad que se encuentra entre los seis detenidos, que la Fiscalía informó que realizaba actividades de vigilancia y monitoreo sobre Urquizo Molina, señaló:

"Se habló de un menor que funcionó como halcón, tenemos suficientes elementos para poder confirmarlo; sin embargo, seguimos en la investigación".