México.- “Jamás he cometido delito alguno”, aseveró el exfiscal de Veracruz, Jorge Winckler Ortíz, luego de que un juez emitiera una orden de aprehensión por privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro en su contra.

Mediante un escrito dirigido a la opinión pública, el exfuncionario aseguró que los hechos que pretenden imputarle no ocurrieron.

Indicó que no existió desaparición forzada, mi privación de la libertad, ni incomunicación ni tortura en perjuicio de Francisco Zárate, jefe de escoltas de Luis Ángel Bravo Contreras, exFiscal General del Estado durante el gobierno de Duarte de Ochoa.

Señaló que lo anterior se demostró ante la autoridad federal mediante un “elemento probatorio contundente. La noche en que supuestamente se encontraba secuestrado el denunciante, un Actuario Federal logró certificar en un documento que incluso tiene la firma de la supuesta víctima. Que no se encontrada detenido, ni privado de su libertad”.

Acusó que el Ministerio Público está “violando absolutamente su deber de lealtad” al no incorporara los documentos que menciona a la Carpeta de Investigación sobre los citados hechos, con la finalidad, aseguró, “de obtener un mandamiento de captura en mi contra”.

Winckler Ortíz resaltó ser víctima de una persecución política en la que “no importa aliarse con los intereses de Javier Duarte”, quien celebró que se “esté persiguiendo a quien terminó con su impunidad y la de sus colaboradores”.