México.- Lo que va de 2020 ha estado marcado por la violencia, sólo en nueve entidades del país se han registrado una serie de enfrentamientos armados que han dejado como saldo decenas de personas asesinadas, entre las víctimas hay menores de edad.

Los hechos violentos se registran a 39 días de que finalizó el año más violento de la historia moderna de México. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el primer año del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, los homicidios dolosos crecieron 2.5 por ciento, al pasar de 33 mil 743 víctimas en 2018 a 34 mil 582 en 2019.

Con esas cifras a cuestas, el 2020 ha registrado hechos violentos que han conmocionado al país y evidencian que ni las niñas y niños parecen estar a salvo. La violencia alcanza a esta población a tal grado que en Chilapa, Guerrero, habitantes tomaron la decisión de darles armas para que se defiendan de la inseguridad; a ello se suman los asesinatos, por ejemplo, los de cuatro menores de edad en una balacera de Uruapan, Michoacán,el pasado 3 de febrero.

Ante las agresiones que no cesan, organizaciones de la sociedad civil como la Red por los Derechos de la Infancia (Redim) se han pronunciado y afirman que el país está sumido en una grave crisis de derechos humanos y violencia armada generalizada que sigue cobrando la vida de niñas, niños y adolescentes.

Para Redim, “cada nuevo hecho de sangre infantil deja al descubierto la falta de coordinación y fragmentación de acciones por parte del Estado Mexicano y sus instituciones, propiciando altos niveles de corrupción e impunidad”.