#Orbis

Criminal de guerra croata se envenena en juicio

Praljak, de 72 años, tomó dramáticamente una pequeña botella marrón de su bolsillo y bebió su contenido.

Por Redacción, 2017-11-29 10:20

Un ex líder militar y político croata murió el miércoles después de beber una botella de veneno, momentos después de que se confirmara una condena por crímenes de guerra en un tribunal holandés.

Slobodan Praljak compareció ante el tribunal el miércoles y perdió su apelación de una condena de 20 años en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. Momentos después del veredicto, se levantó y dijo: “Prajlak no es un criminal. Rechazo su veredicto”.

Praljak, de 72 años, tomó dramáticamente una pequeña botella marrón de su bolsillo y bebió su contenido .

El abogado de Praljak gritó: “Mi cliente se ha intoxicado”.

La corte fue suspendida inmediatamente. Las cortinas que rodeaban la sala del tribunal se dibujaron y el personal médico de emergencia se apresuró a tratar al antiguo líder.

Hrvatska Radiotelevizija, la televisión estatal de Croacia, anunció que Praljak murió más tarde en un hospital de La Haya.

Los jueces en el primer juicio de Praljak lo condenaron por causar “daños desproporcionados a la población civil musulmana” en la ciudad de Mostar Oriental, una ciudad famosa por su emblemático puente del siglo XVI que fue destruido por orden de Praljak.

Los croatas de Bosnia y los musulmanes se aliaron contra los serbios en la guerra, pero lucharon entre sí en 1993 y 1994. Praljak comandó las fuerzas croatas conocidas como HVO.

Praljak fue declarado culpable de crímenes de guerra con otros cinco políticos croatas en 2013.

#Clickeando

Tribunal peruano ordena liberar a la opositora Keiko Fujimori

Keiko dijo que la semana que pasó en prisión “ha sido también una oportunidad de empezar un camino para lograr nuevamente la unidad de mi familia”.

Por Redacción, 2018-10-18 10:08

México, AFP.-Un tribunal de apelaciones peruano ordenó este miércoles liberar a la líder opositora Keiko Fujimori, detenida desde hacía una semana tras ser acusada por la fiscalía de recibir dinero de la constructora brasileña Odebrecht para su campaña electoral en 2011.

Keiko, de 43 años, abrazó llorando a su abogada Giuliana Loza al escuchar el fallo, dictado luego de seis horas de deliberación de los tres jueces de la segunda sala de apelaciones de la Corte Superior de Lima.

“Han sido siete días de calvario”, declaró sonriente a la prensa Keiko, al abandonar el edificio del tribunal poco después, acompañada de su marido, Mark Vito, su hermana Sachi y su abogada.

La corte “dispone la inmediata libertad de los indiciados detenidos” por este caso, entre ellos la hija del exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000), dijo el presidente de la sala, Octavio Sahuanay, al acoger la apelación de cuatro detenidos, entre ellos Keiko, por el delito de lavado de activos, a raíz del presunto financiamiento ilegal de la campaña.

El tribunal aclaró, sin embargo, que no se pronunciaba sobre el fondo de la acusación de la fiscalía contra Keiko, de usar la “estructura” de su partido para canalizar aportes ilegales de Odebrecht a su campaña en 2011.

Keiko dijo que la semana que pasó en prisión “ha sido también una oportunidad de empezar un camino para lograr nuevamente la unidad de mi familia”.

“Yo salgo agradecida, a pesar de la injusticia”, agregó en alusión a la visita que le hizo el domingo en prisión su hermano Kenji, con quien libra desde el año pasado una guerra fratricida por el legado político de su padre.

Keiko lució durante la audiencia un chaleco negro de la policía con la palabra “detenido”, pero ya no lo tenía al reanudarse la sesión para la lectura del fallo.

Cambio de juez

La corte declaró que el juez de investigación que ordenó el arresto, Richard Concepción Carhuancho, había cometido dos irregularidades al disponer la detención de Keiko: copiar y pegar los argumentos de la fiscalía en su resolución y emplear “conocimiento privado” que tenía sobre el caso.

El tribunal dispuso, entonces, que el caso pase ahora a manos de otro magistrado, lo que implica un duro golpe para Concepción Carhuancho, que ha ganado fama por su mano dura contra políticos investigados por corrupción.

Éste es el mismo juez que mantuvo en prisión preventiva durante nueve meses al expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine, también por el caso Odetrecht.

La decisión del tribunal también implica un tropiezo para los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez, encargados de la investigación de los supuestos lazos ilícitos entre políticos peruanos y la empresa Odebrecht.

Marcha contra la corrupción

Keiko estaba detenida desde el 10 de octubre en el cuartel central de la policía de Lima, una semana después de que la justicia anulara el indulto a su padre mientras cumplía una condena de prisión de 25 años por crímenes contra la humanidad y corrupción.

El exmandatario, de ancestros japoneses y 80 años de edad, permanece internado en una clínica en calidad de detenido desde hace dos semanas.

Aunque debe volver a prisión una vez que sea dado de alta, el exgobernante podría evitar la cárcel por un proyecto de ley hecho a su medida, aprobado la semana pasada por el Congreso peruano, dominado por Fuerza Popular (derecha populista), que lidera su hija.

Cientos de personas marcharon este miércoles en una manifestación contra la corrupción, en la que exigieron al presidente peruano Martín Vizcarra que no promulgue la ley que otorga este beneficio a Fujimori.

“Persecusión política”

Keiko es acusada de haber recibido de Odebrecht 1,2 millones de dólares para financiar su campaña a la presidencia para las elecciones de 2011, que ganó su rival Humala. Ella alega inocencia y dice que es víctima de una “persecución política”.

Un total de 24 personas, entre ellas Keiko, Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya -ambos muy cercanos a los Fujimori- están investigados por supuestamente recibir los fondos de Odebrecht para esa campaña.

Según el exjefe de Odebrecht en Lima, el brasileño Jorge Barata, los dirigentes fujimoristas Yoshiyama y Bedoya fueron los intermediarios en la entrega del dinero.

Barata confesó a fiscales peruanos en Sao Paulo que Odebrecht había hecho aportes no sólo a Keiko, sino también a las campañas de 2006 y 2011 de los expresidentes Alan García (2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016), Alejandro Toledo (2001-2006) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

Tanto los exmandatarios como Keiko negaron haber recibido dinero de Odebrecht.

#Orbis

Asesinatos aumentan un 14 % en Inglaterra y Gales en un año

Los episodios violentos con cuchillos o “instrumentos afilados” aumentaron un 12 % en ese mismo periodo, mientras que los robos subieron un 22 %.

Por Redacción, 2018-10-18 09:55

Londres, (EFE).- El número de homicidios registrados por la policía aumentaron un 14 % en Inglaterra y Gales en los doce meses hasta junio, según informó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas británica (ONS, en inglés).

Los homicidios pasaron de 630 en el año anterior hasta 719, una vez excluidas las muertes por los ataques terroristas en Londres y Manchester, indicó el organismo.

Los episodios violentos con cuchillos o “instrumentos afilados” aumentaron un 12 % en ese mismo periodo, mientras que los robos subieron un 22 %.

La Oficina Nacional de Estadísticas indicó en un comunicado que las últimas cifras no muestran un cambio en el “nivel total de criminalidad”, sino una “variación entre diversos tipos de delitos”.

El aumento de casos de robo y violencia está “compensado” con una caída en delitos relacionados con el mal uso de ordenadores (un 30 %) y con el mantenimiento de los niveles de delitos que involucran fraude y daños materiales, según ese organismo.

“En muchos tipos de delitos, las estadísticas criminales de la policía no aportan una medida fiable de los niveles o las tendencias, dado que solo cubren aquellos de los que la policía ha tenido conocimiento”, dice el organismo en un comunicado.

Las cifras también pueden variar en función de “cambios en la actividad policial” y de la “voluntad de las víctimas de denunciar”, advierte la ONS.

#Orbis

Nepal: extraño festival inicia con sacrificio de miles de animales

Cerca del 80 % de las cabras que se sacrifican en esta época son importadas desde ciudades norteñas de la India, y entre 15.000 y 20.000 cruzan la frontera china desde el Tíbet.

Por Redacción, 2018-10-18 09:42

Katmandú, (EFE).- Los hindúes celebran hoy el punto álgido del mayor festival religioso de Nepal, el “Dashain”, un día en el que antes de adorar a las niñas diosas o “kumaris” sacrifican miles de animales en honor a la diosa guerrera de múltiples brazos Durga.

Los mercados de animales han permanecido abarrotados durante toda la semana, con la imagen recurrida de personas cargando cabras a pie, en motocicletas o incluso en autobuses, hasta la llegada hoy en el noveno día de la festividad del “Mahanawami”, en el que tradicionalmente se celebran la mayor parte de los sacrificios.

En esta fecha se dice que la sangre de los animales aplaca a la furia de la diosa guerrera de múltiples brazos Kali, la versión terrible de la divinidad Durga.

Más del 80 % de los nepalíes practican el hinduismo, según el censo de 2011, y aunque en el imaginario colectivo es una fe mayoritariamente vegetariana, eso no impide que los devotos del país del Himalaya se den un banquete con la carne de los sacrificios.

Aunque no hay datos oficiales de cuánto dinero mueve la venta del ganado y las aves, comerciantes contactados por Efe sitúan la cifra en 16,5 millones de dólares tan solo en el valle de Katmandú.

Según el presidente de la Asociación de Comerciantes de Ganado de Nepal, Deepak Thapa, la demanda de cabras crece de forma espectacular antes del festival, y este año preveía la venta de 70.000 en la capital y las zonas cercanas.

Cerca del 80 % de las cabras que se sacrifican en esta época son importadas desde ciudades norteñas de la India, y entre 15.000 y 20.000 cruzan la frontera china desde el Tíbet, de acuerdo con Thapa.

Una imagen de violencia que antecede a la adoración en el décimo día de la festividad de las niñas diosas o “kumaris”, una deidad viviente que es considerada la protectora del país, tanto por la mayoría hindú como por la minoría budista.

Las “kumaris” proceden de las tribus Shakya o Bajracharya y para su elección como diosas deben poseer una treintena de virtudes como belleza, frente ancha o disposición “reservada”, una condición divina que pierden cuando alcanzan la pubertad.

Pero más allá del negocio en torno a los animales y la adoración de las “kumaris”, Dashain es también la época en la que los nepalíes que trabajan en el extranjero regresan a su país natal, y muchos habitantes de las grandes ciudades vuelven a sus lugares de origen para celebrar el festival con su familia.

De acuerdo con datos del Banco Central de Nepal (NRB), los emigrantes envían a casa una media de 630 millones de dólares cada mes.

Esas remesas aumentan entre un 25 y un 30 % durante los quince días de Dashain, afirmó a Efe el economista Keshav Acharya, quien destacó que la festividad no es solo un evento cultural, sino el periodo más importante para la economía nepalí porque las compras de productos y ropa se disparan.

En este periodo del año, las aerolíneas fletan vuelos adicionales y las empresas de transporte por carretera añaden autobuses a sus rutas habituales.

“Al menos el 40 % del gasto anual de los consumidores tiene lugar durante Dashain”, explicó Acharya.

Los empleados del sector formal reciben una paga extra, los centros educativos cierran durante dos semanas y los funcionarios y empleados de empresas privadas disfrutan de cinco o seis días de vacaciones.

Todos estos factores contribuyen a que las tiendas y centros comerciales se vean invadidos por una horda de consumidores dispuestos a renovar su vestuario (llevar ropa nueva es una parte importante de la festividad) o a darse un capricho.

Pramod Maharjan, el director de uno de los centros comerciales más populares de Katmandú, Civil Mall, explicó a Efe que desde la semana pasada unos 5.000 clientes visitan diariamente las instalaciones.

Además de sangre, en Dashain también fluye el alcohol: las ventas de licores aumentan y de igual forma lo hace la cantidad de rupias apostadas en juegos de cartas. De una forma u otra, el dinero pasa de manos durante la festividad hindú más importante del país.