Chilpancingo, Guerrero.- El líder del Frente Nacional de Autodefensas, José Manuel Mireles Valverde señaló que son "criminales disfrazados" los presuntos policías comunitarios que se desplazan de zonas rurales a urbanas.

Luego de la presentación de su libro "Todos Somos Autodefensas", el auditorio de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), el líder de los movimientos de autodefensa en Michoacán anunció que se reunirá con líderes de autodefensas en Guerrero.

El doctor Mireles manifestó que tenía conocimiento solamente de dos grupos de autodefensas en Guerrero, sin embargo le informaron que se tratan de más de 20 movimientos armados en la entidad.

No obstante, sentenció que aquellos grupos de civiles armados que se mueven de una zona rural a un lugar urbano, no son policías comunitarias.

"Esos son los falsos autodefensas, son criminales disfrazados de autodefensas" y agregó que las verdaderas autodefensas en México fueron constituidas "por la corrupción del gobierno anterior" y no en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En Guerrero, recientemente el Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG) se desplazó para tomar la localidad serrana de Filo de Caballos y el mes pasado ingresaron a Xaltianguis para desplazar a sus homólogos de la UPOEG.

Otros guardias comunitarios que se encuentran en zonas urbanas, son: la policía Tecampanera, en Teloloapan; la policía ciudadana de Petaquillas, Chilpancingo, entre otras que operan en la entidad.

"Lo más importante es que deseen la paz; se gana mucho dinero haciendo la guerra y eso tenemos que abatir. Hay una forma para hacerlo: crear fuentes de empleo para acabar con el crimen organizado y garantizar la seguridad de la población", manifestó.

Entre otros temas, Mireles Valverde se dijo a favor del desarme de las autodefensas en México, siempre y cuando el Estado mexicano dé la seguridad que requieren los pueblos.

También expresó su rechazo a la Guardia Nacional, argumentando que los civiles que quieren formar parte de este modelo de seguridad pero no es así, por lo que los mandos podrían recaer en militares.