#Clickeando

Criminales mantuvieron secuestrado 3 años a todo un pueblo en Guerrero

Desde el año 2014, según las familias, un cabecilla de un grupo armado junto con 12 pistoleros se apostaron en Tlaltempanapa.

Por Alejandro Ortiz, 2018-11-08 18:25

Chilpancingo, Guerrero.- Durante tres años un grupo criminal, disfrazado de policías comunitarios, los tuvieron secuestrados hasta el día domingo cuando lograron abandonar su pueblo luego de que tres personas fueron asesinadas, relataron familias desplazadas de Tlaltempanapa, municipio de Zitlala.

De acuerdo con los desplazados, el pasado domingo por la tarde, el grupo de armados que opera en Tlaltempanapa, asesinó a tres integrantes de una familia y amenazaron a pobladores para que salieran del pueblo.

Por la noche, un grupo de hombres comenzó a salir de la localidad y durante la mañana del lunes fueron las mujeres quienes abandonaron Tlaltempanapa; todos se reunieron en el pueblo vecino de Tlalcozoltitlán.

 Criminales mantuvieron secuestrado 3 años a todo un pueblo en Guerrero

“Nos fuimos por la noche para que los armados no nos vieran, nos fuimos cerca de la carretera pero por los caminos de terracería (…), las mujeres nos alcanzaron un día después”, explicó uno de los desplazados.

Por casi dos días, un grupo de 63 personas, entre mujeres embarazadas, adultos de la tercera edad, jóvenes y 35 niños, caminaron hasta que el martes por la noche llegaron al municipio de Copalillo, en la región Norte de Guerrero.

Vivir secuestrados por un grupo armado

Desde el año 2014, según las familias, un cabecilla de un grupo armado junto con 12 pistoleros se apostaron en Tlaltempanapa y tomaron el control total del poblado.

Todos los habitantes debían dar dinero, parte de su siembra, animales, y otros insumos para el grupo armado e incluso diariamente eran monitoreados para saber si habían ido o no a trabajar.

“Si faltábamos un día a trabajar nos multaban con 500 pesos, y teníamos que reportarnos diariamente con ellos; estábamos secuestrados por esa gente mala”, narra uno de los desplazados.

Tlaltempanapa ha sido un pueblo controlado por un grupo de armados, relacionados con la matanza de Quetzalcoatlán de las Palmas, el pasado 6 de enero del 2016.

 Criminales mantuvieron secuestrado 3 años a todo un pueblo en Guerrero

También son relacionados con un grupo criminal que disputa la zona de la Montaña baja y se les relaciona con la desaparición de seis integrantes de la familia García Feliciano, el 24 de octubre del 2016.

Los pobladores desplazados eran constantemente acosados por el grupo armado y las mujeres eran víctimas de diversos abusos, robos y otras acciones, que los llevaron a abandonar sus casas.

“Dejamos nuestras tierras sembradas, pollos, guajolotes, algunas bestias, casas y muebles, nos salimos con un poco de ropa y nada más”.

Ayuntamiento de Zitlala y policías nunca dieron apoyo

Las familias desplazadas de Tlaltempanapa detallaron que el domingo pasado, luego de que tres personas fueron asesinadas, pidieron el apoyo de la policía estatal a través del 911, sin embargo nunca llegó nadie.

Un día después, cuando ya habían abandonado el pueblo, volvieron a pedir auxilio para que alguna autoridad fuera al lugar, pero la policía estatal jamás hizo acto de presencia.

De la situación de secuestro que vive el pueblo, ya tenía conocimiento el alcalde de Zitlala quien semanas atrás habría prometido la presencia de militares pero tampoco hubo acciones.

“Nosotros ya no vamos a volver nunca, si regresamos nos van a matar. El municipio de Zitlala nos abandonó y ahora le pedimos al gobierno que nos ayude a reubicarnos”, piden.

 Criminales mantuvieron secuestrado 3 años a todo un pueblo en Guerrero

Las familias han dejado sus hogares para ahora dormir en la cancha techada de la colonia Plan de Ayala, en el municipio de Copalillo, desde donde piden insumos para comer y poder vivir.

De acuerdo con una brigada médica que atiende permanentemente a los desplazados, entre las víctimas hay dos recién nacidos, ambos con desnutrición tal y otros padecimientos.

Y es que, durante casi 2 días tuvieron que viajar para huir del secuestro masivo del que fueron víctimas.

#Clickeando

Cámara descubre falta de higiene en hoteles de lujo chinos

Varios hoteles de lujo chinos han presentado disculpas después que un video sacara a relucir prácticas nada higiénicas a manos de limpiadoras que usan las mismas esponjas y toallas para limpiar los suelos del baño, tazas y platos.

Por Redacción, 2018-11-18 13:31

México.-El Ministerio de Turismo de China solicitó a las autoridades de Beijing, Shanghai y otras tres provincias que investiguen la limpieza de las habitaciones en 14 hoteles de lujo después de que una cámara oculta exhibiera a los trabajadores usando toallas usadas para limpiar tazas y vasos y otras prácticas cuestionables.

Varios de los hoteles, incluidos un Shangri-La, Sheraton y Waldorf Astoria, se han disculpado desde que un bloguero activista publicó el video en línea a principios de esta semana.

En varios clips, los trabajadores de los baños limpian los lavamanos, tazas de café y vasos con la misma toalla usada.

El hotel Peninsula en Beijing dijo el viernes que los inspectores de la ciudad habían probado sus vasos y descubrieron que estaban más limpios de lo que exigían las normas. El Park Hyatt en Beijing calificó lo que ocurrió como un hecho aislado.

En relación al caso, la red social ha sacado a relucir el problema de los bajos salarios que los hoteles más lujosos del mundo pagan a su personal de limpieza.

#Clickeando

Familiares exigen a gobierno argentino recuperar restos del Ara San Juan

Los familiares reclamaron en diversas ocasiones la insensibilidad mostrada por el gobierno, ya que consideraron que el presidente Mauricio Macri no atendía la tragedia con la prioridad que ameritaba.

Por Redacción, 2018-11-18 09:39

Buenos Aires, (Notimex).- El gobierno argentino reconoció que no tiene la capacidad técnica para rescatar el submarino de la Armada que desapareció hace un año con 44 tripulantes a bordo y que fue encontrado en medio de una conmoción social.

“No tenemos medios ni siquiera para bajar a las profundidades del mar, ni tenemos equipamiento para extraer un buque de estas características”, confesó el ministro de Defensa, Oscar Aguad, en rueda de prensa.

El funcionario explicó que “el próximo paso es tener toda la información de la empresa que buscó al submarino, por contrato nos tienen que dar toda la información y seguramente después nos pondremos a estudiar y ver qué hacer”.

También aclaró que “muchas de las decisiones que tomemos las tiene que tomar la justicia”, ya que hay una causa en marcha para investigar cómo y por qué desapareció el submarino.

Cuestionado sobre la posibilidad de rescatar los cuerpos, el jefe del Estado Mayor de la Armada, José Luis Villán, advirtió por su parte que por ahora “la palabra adecuada es prudencia” porque “tenemos información preliminar y acá hay dos límites que exceden nuestro conocimiento”.

Explicó que un freno es legal, ya que la jueza que está a cargo de la investigación determinará en qué momento se podrían remover los restos del submarino, mientras que el segundo límite es técnico porque no se sabe si se pueden rescatar cuerpos o restos de los tripulantes.

La firma estadunidense Ocean Infinity, que estaba a cargo de la búsqueda desde hace casi dos meses, confirmó la noche del viernes la localización de la nave, tarea por la cual obtendrá un pago de 7.5 millones de dólares.

El submarino fue encontrado a 907 metros de profundidad y 500 kilómetros del Golfo San Jorge, a la altura de la ciudad patagónica de Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut.

El 15 de noviembre del año pasado, el submarino dejó de tener contacto con los operadores en tierra cuando estaba ubicado en aguas de esa provincia que está ubicada a casi mil 400 kilómetros de Buenos Aires y desde donde reportó su última posición.

Luego de varios días de incertidumbre, la Armada confirmó que ese día, tres horas después del último contacto que el submarino tuvo con la base naval, se había registrado una explosión en la zona.

Desde entonces, la principal hipótesis fue que la nave había estallado sin dejar sobrevivientes, lo que ahora podrá investigarse.

Cuando el submarino desapareció, más de 13 países participaron en un operativo internacional inédito que fracasó, por lo que de a poco las delegaciones de expertos fueron partiendo.

Los familiares reclamaron en diversas ocasiones la insensibilidad mostrada por el gobierno, ya que consideraron que el presidente Mauricio Macri no atendía la tragedia con la prioridad que ameritaba.

#Clickeando

Migrante relata lo que vive rumbo al “sueño americano”

Armin, un jovencito de 18 años contó que estaba en el grupo reprimido con balas de goma en el puente Rodolfo Robles, entre México y Guatemala.

Por Redacción, 2018-11-16 17:08

México, Sputnik.-El segundo grupo de migrantes llegó a la capital mexicana luego de recorrer miles de kilómetros y enfrentar riesgos de todo tipo. Sputnik se mete en la piel de uno de ellos para acercar sus historias en carne viva.

Armin llegó el 13 de noviembre a la capital mexicana. Fue uno de los primeros salvadoreños de un grupo de casi 2.000 personas. Se alojan en el mismo sitio que el primer grupo (Jesús Martínez “Palillo”) que ya está en Tijuana, pero recibe servicios médicos recortados.

Allí duermen todos en las mismas carpas blancas en el centro de la cancha. El lugar es frío a pesar de los pisos de madera hueca que buscan aislarlos de la helada que ha llegado a la Ciudad de México, con las mismas maderas que usaron ya 5.500 personas antes que ellos y siguieron camino al norte.

A los integrantes de la segunda caravana les ha pasado de todo. Armin, un jovencito de 18 años contó a Sputnik que estaba en el grupo reprimido con balas de goma en el puente Rodolfo Robles, entre México y Guatemala.

“La gente comenzó a desesperarse porque no más no dejaban pasar a nadie. Comenzamos a gritar que abrieran y ellos sólo tiraban gases lacrimógenos”, dijo. “Nosotros los tirábamos de regreso porque caían donde estaban las casitas y estaba la gente descansando”, explicó. Henry Adalid Díaz Reyes, un hondureño de 25 años, fue asesinado por el impacto de una bala de goma en su cabeza. Sucedió el 28 de octubre.

“Todo se puso peor, las personas ya no aguantaban el gas y el segundo muro estaba muy alto, nos bajamos del puente pero a la salida estaba la Policía de Guatemala, vi como golpeaban a las mujeres y a los niños, yo brinqué antes la reja y me encaminé al río”.

A la mañana siguiente, ya sin balsas para cruzarlo porque la Policía les impidió abordarlas, “se fue organizando a puro grito, decían ‘fórmense y tómense de los codos hasta allá’ y poco a poco nos fuimos metiendo al agua”. Una cadena humana cruzó el Río Suchiate mientras un helicóptero de la Policía mexicana sobrevolaba encima de sus cabezas.

“Eso lo mandaron pa matarnos”, dijo el joven y se quedó callado. Al llegar a la orilla mexicana, una cadena humana de uniformados intentó impedirles el paso. Ellos empujaron hasta que fracturaron esa cadena y caminaron hasta el albergue dispuesto por las autoridades municipales de Suchiate en el centro social Francisco I. Madero, en Ciudad Hidalgo.

Un segundo retén intentó detenerlos por la fuerza en la salida de Tapachula, Chiapas, la segunda ciudad que pisaron en suelo mexicano. “Él [señaló a un individuo de nombre Jerry] estaba al frente y como lo vieron tiernito, le pegaron en la cara. A muchos los montaron en las perreras [camionetas con migrantes detenidos], a las mujeres las metían de los cabellos, pero no nos dejamos.

Las camionetas fueron atrás de nosotros todo el camino, esperando que alguien se cansara para subirlo y llevarlo”, relató.

Volvieron a cruzar otro retén en Arriaga, Chiapas, y otro más en Oaxaca que el joven no supo precisar. “Éramos un grupo pequeño, como 40 personas. Primero nos pararon los federales, eran como cinco patrullas, nos revisaron las mochilas y nos dejaron ir”. Pero momentos después los interceptaron camionetas del Instituto Nacional de Migración.

“En esa se llevaron a varias mujeres porque no podían correr rápido por los niños, como cuatro o cinco mujeres con sus bebés. Nosotros salimos disparados”, relató el adolescente nacido en El Salvador.

Junto a otro joven hondureño que se unió a la conversación, se quejaron del frío de la Ciudad de México, que les hace doler los oídos, dicen. Se han vuelto compañeros de camino. Esta segunda caravana, viaja un día y descansa dos, para mantenerse unida y esperar a los que vienen atrás. Saldrán hacia Querétaro este fin de esta semana.