México.- Las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador muestran una forma distinta en la conducción de la nueva administración federal respecto de sexenios anteriores, cuando "todo se procesaba en el marco estrecho y cerrado de la oficina presidencial y del teléfono rojo", señaló el doctor Ricardo Espinosa Toledo, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Sin embargo, reconoció que, a decir de algunos críticos, no siempre consulta a sus colaboradores antes de informar, por lo que es común que los ponga en evidencia o corrija públicamente.

"En sexenios anteriores sólo nos enterábamos del poder de la esposa de algún expresidente, de los berrinches de otro y de la dislalia de uno por filtraciones a la prensa. Era costumbre que los dislates se ocultaran o corrigieran por medio de boletines de prensa y publicidad", explicó el académico del Departamento de Sociología de la Unidad Iztapalapa.

Expuso que la prensa escrita y electrónica comercial, así como voceros destacados estaban acostumbrados a trabajar mediante contratos, pues en el sexenio anterior se gastaron 60 mil millones de pesos en publicidad, de acuerdo con la organización Artículo 19, "lo cual no es libre mercado ni menos libertad de prensa ni de expresión".

En su artículo "Transformar la política", que fue difundido por la UAM a través de sus redes sociales, el doctor Espinosa Toledo define que la acción central del gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha desplegado mediante la batalla contra el robo de combustible, al desfalco a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), así como en acabar con contratos que han deteriorado las finanzas públicas.

En opinión del especialista, con las reformas estructurales operadas en 2013 se posibilitó la privatización del petróleo y de la energía eléctrica, es decir, Pemex y la CFE fueron desactivadas.

En cuanto a la seguridad pública, consideró que los operativos policiacos se hacían para perseguir a ciertos grupos delincuenciales, pero no se planteaba proteger a las personas, por lo que el doctor Espinosa Toledo opinó que la Guardia Nacional y sus 266 coordinaciones territoriales llegará a cubrir dicho vacío.

El profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana agregó que para garantizar la convivencia pacífica serán necesarias nuevas políticas.